viernes, 31 de diciembre de 2010

a por el cotillón


pues aquí estamos, haciendo estiramientos y generando endorfinas para entrar el nuevo año más ágiles y de más buen rollo, si cabe.

A ver si hacemos POP y no hay STOP!
Alehoooooooop!

FELIZ AÑO NUEVO, MENGS!

Toppofindeañero

viernes, 24 de diciembre de 2010

el inevitable momeng


Pues sí, ha llegao el inevitable así como predecible momeng de hacer repaso al año que dejamos y desear toda esa conjunción de felicidez que llega a ser indigesta por momentos.

Este año que despedimos, permitidme que me ponga un poco serioso, para un toppo como yo ha sido raro de cojones: con algunos retos de los que he salido airoso y personalmente difícil en ciertas ocasiones.

El 2010 nos arrebató de golpe, demasiado pronto y sin avisar a una compañera de juegos formidable: Duna una cocker bicolor preciosa, cariñosa, juguetona y dulce. Duna era de mis paternos, pero yo que soy sensiblero y susurro al oído de los perros, me la había hecho muy mía también.
Por lo tanto, mi parte rencorosa,que es bastante grandota, no se lo perdona.
Ya hace años que he comprobado que los corazones caninos sienten un amor incondicional tan inmenso que ningún humanoide podrá sentir jamás.
Aquí va mi agradecimiento a los peludos que han pasado, pasan y pasarán por mi existencia.

Asimismo, el Potter y yo nos hemos pegau un homenaje navideño y hemos rescatao de una protectora a Taila, una cachorrita de dos meses mezcla de golden con algo o labrador con algo, o algo con algo, que es una pasada y me tiene embelesao. Así que hemos ampliao el catálogo familiar, a ver si recopilo más añécdotas para ir engrosando este blog.

Si tienes o has tenido perro o alguna mascota, lo entenderás, si no, pensarás que estoy sonao como una campana. A la vista está que sí, que le hago la competencia al campanero de la Sagrada Familia, que no hacen más que meterle mano villanciqueando y nos tienen el barrio revolucionao.

Un besote fuerte a todos los que os pasáis por aquí. Emprendo este nuevo período con mucha positividez, optimismo y un carromato de jamón, sopa de galets, foie, guisados y ferreros que me van a obligar a arrastrar el culo al gimnasio inmediatamente, si no antes.

Lo dicho: que paseis unas fiestas cojonudas.

Toppoinstrospectivo y perruno

Este post se lo dedico con muchísimo cariño a Amparo.

viernes, 17 de diciembre de 2010

los sin sangre


Acabo de llamar a un cliente y el recepcionista de turno creo que ha pasado la noche cortándose las venas.

Desde este lado del teléfono da un coraje muy, muy grande esta manera tan insípida, insustancial y en definitiva asquerosa de contestar al telefono.

Ganas de enviarle un vapuleo telefonil me han quedao unas cuantas.
Claro que no me extraña, en esta oficina están todos más o menos cortados por el mismo patrón, mi interlocutora es tan hierática que ni las cariátides, tú!

Y encima se deben pensar que así imponen respeto, lo único que hacen es alimentar el gusto por saltarle encima, patearle el torso y gritarle: Sácaloooo, sácaloooooo, sácalooooooooo. Parece que se hayan tragao una espada, los muy josdeputa.

Ah! también dan ganas de mandarlos un poquitín a la mierda. Pero como soy un ratolín decoroso, no lo voy a hacer. Todavía.

Cuando me tocan el voraviu me pongo belicoso.

Toppoinsurrecto

miércoles, 15 de diciembre de 2010

dos


dos grados es lo que hacía hoy por la mañanita en Barna. Te cagas, pero mucho.

En la nebulosa idiotil madrugadora del mendas, me he iluminao cascándome una minifalda tejana.
O sea, mala gestión del tema atuendil porque:
a) tejano es equivalente a transmisor de frío con tiempo gélido y de calor cuando hace chicharra y b) minifalda es igual a hibernación y entumecimiento de las partes genitales, que, por otro lado, se van a conservar la mar de jovenzuelas hasta más ver.

Cuando he salido de casa, me ha atracao en el portal el frío húmedo característico de estos andurriales.
Se me ha agarrao a las cachas, ha trepao por las mismas, se me ha metido por debajo de la falda y se me ha quedao agarrao al culo, cual Koala amoroso a la par que empreñador.
Me ha dificultao la tarea de caminar una barbaridad, he llegao a la oficina y nos hemos batido en duelo. No ha servido de nada. Lo sigo teniendo agarrao a las turmas. A la que me despiste, se me caen de cuajo sin opción a reubicación posible.

De toda esta sarta de gilipolleces se desprende que no barrunto bien por la mañana y que parezco hermafrodita e idiota por un igual. Menuda novedez.

Toppo aterido y glacial

lunes, 29 de noviembre de 2010

inocencio



Esta vez rellenaré el añecdotario melaxuflil relatando la fiesta sorpresote que le hemos montao al Potter por su CUA-DRA-GÉ-SI-MO aniversario (je,je).

Llevo todo el mes persiguiendo a coleguitas del Potter pa montar la party-animal que al fin celebramos este sábado.

He de recoñocer que me ha sido bastante fácil engañar al Potter. Últimamente anda un poco incauto, con lo cual es terreno abonao pa meterle bolas en cantidades industriales. Eso es lo que he hecho y ahora parezco el puto Pinocho de lo que me ha crecido la nariz.

Convinimos con la cuchipanda que cada uno traería algo de picoteo y bebida, y también nos conchabamos para el señuelo.
Para que picara a tales maniobras se prestaron O fado meu, Mamma mia y Sed de vicious, que se lo llevaron al cine haciéndole creer que era suya la idea.

Sed de vicious se ha puesto el gorro de chef, antes de ir al cine, y se ha currao una empanada asturiana- que no gallega- de puta madre.

Yo he dejao solo al Potter y me he largao del hogar conyugal a las cinco de la tarde, alegando que me voy a ver a mi sobrina, para ella soy "er nene toppo".

Voy, sí, pero en realidez voy a recoger un carromato de croquetones que mi materna muy amablemente se ha solidarizao en preparar para el fiestorro.

Aterrizao en casa de mis progenitores, entretengo un rato a los bichos: sobrina y perrita.
De mientras me llama Sed de Vicious; quiere saber mi ubicación; se la digo. Me cuenta que llega tarde al cine y me pregunta que qué bemoles hace con la empanada.
Está visto que no ha desarrollado la omnipresencia y tiene un quintal de material que entregar.
Le cuento que estoy esperando a Ojazos y su tiramisú y que en cuanto llegue, nos largamos por patas a mi casa a montarlo todo, el inocencio por esos entonces estará en el cine y a nosotros nos dará tiempo de orquestarlo todo.

Sed de Vicious me dice que se viene cagando virutas a chez mes parents y que me nombra angel custodio de la empanada. Mira qué bien. En menos que canta un pollo llega a casa tipo empanada-express, me hace entrega de la misma y se larga. Quema y no se me cae a los pies de milagrito. Todo esto haciendo multitasking de cánticos para la niña y arrullos para la perrita. (celos que empiezan a tener la una de la otra, cagoentó)

A los cinco minutos llega Ojazos con su tiramisú y su resaquilla, toda contenta ella; ayer, con la excusa de que le enseñen la receta, cocina y luego la secuestran de marcha hasta las mil de la mañana. Lo dicho, no la puedo dejar sola.

Pillamos un teki: el tiramisú, la empanada, los croquetones, dos cartones de tabaco, una botella de vino, Ojazos y yo y nos personamos en mi kely. Corre que te corre, subimos las escaleras como alma que lleva el diablo, dejamos la empanada, las croquetas y el tiramisú.
Tengo agujetas en los brazos de lo que pesa la manduca.
Nos plantamos presurosa-meng en el super, pillamos un montón de birras, refrescos, tomates y pan.
Nos las vemos y deseamos para subir los cuatro pisos con un millón de litros a la espalda. Ni los bastaixos de Santa María del mar, ostias. Lo logramos.
Voy a necesitar injertos en sendas extremidades superiores.

Nos entra el baile de San Vito y nos largamos a la bodega a por el vinacho. Nos hacemos con un alijo de vino y nos subimos pa casa.

Nos espera en la puerta Blondeambition con sus quiches recién horneadas. Otra a la que no puedo dejar sola, me viene con sonrisa rumbosa de haberse pegau una juerguecilla encomiable.

Nos repartimos las tareas: decorar escenario, refrescar la priba, y yo me encasqueto el delantal y me paso media hora friendo croquetones.

Blondeambition ha agarrao los tomates por banda, los ha pasao por el rayador y los ha dejao secos. Ojazos ha repartido patatas, pan y piscolabis en general por el comedor.

Blondeambition que es una manitas, me ha colgao una guirnalda festivo colorista decorativa en medio del salón. Ojazos y la Ambición Rubia se empiezan a pelear con los globos; no hay puta manera de hincharlos.
Menos mal que va llegando la primera feligresía y ahora tendremos más pulmones que nos ayuden.
Niñocaracolillos se ha animao a hinchar globos y pasárselos por la cabellera, les endiña electricidez estática y me los van enganchando por las paredes y techo.

Recibo a la peña con la espumadera en la mano. No me gusto de marujón. Me quito el delantal y apago el fuego.

A todo esto, Sed de Vicious me avisa por teléfono, ya han salido del cine y se lo llevan a hacer unos vinitos. Acto seguido me llama Potter y también me informa. La peli le ha molao, me esperan en un bar de Gracia. Le digo que en cuanto acabe el canguro me voy pa casa a recomponerme el careto y a cambiarme el modelo día por pasarela de noche.
Me estreso un poco, me pongo azul. Ojazos y BlondAmbition me calman a base de lingotazo de vinacho.

De mientras va llegando el resto de patulea de posesos de la fiest.

Pasados veinte minutiglios llamo al ingenuo Potter y le engaño vilmente, exponiéndole que se me han olvidao las llaves en casa y que me he quedao tirao en la calle. Venme a abrir antes de que me muera congelao en la puta rue, por fi.

Organizo a tó el mundo para que se aglutinen en el comedor y me vayan bajando el tono, en la escalera se oye todo.
Bajo a la calle y me encuentro a La Niña de los Dedales y PostvacacionAlf guacamole en ristre, los hago pasar y subir cagando leches, que el Potter está a punto de hacer aparición estelar.

Se han congregao todos: Campanilla, Peter Punk, Ojazos, Sarcastrómetro, Chicarrón del Norte, Blablabla venida a Vikinga, La Niña de los Dedales, PostvacacionAlf venido a BerenjenAlf, el tandem teutón-belga, el primico del Potter y partenaire, y peña del currito como Niñocaracolillos, M'encantalafesta, L'Amantdelteatre, Doctoranavegante y Monsieur le disjockei.
Un ramillete multicolor de lo mejorcito de cada casa.

Estoy en la calle esperando y veo un espaguetti con patas y gorro de lana adosao hasta las cejas corriendo cual exhalación. Es el Potter.
Llamo al interfono para que se calle hasta el apuntador y apaguen las luces.

Potter: El único invitado de la historia que llega corriendo a su fiesta sorpresa.

Parece ser que se ha impacientao y ha dejao pagando los vinos a O fado meu, Mamma mia y Sed de Vicious y ha puesto pies en polvorosa hacia casa para abrirme la puerta, angelico.

Se me escapa la risa cuando lo veo llegar, sacando el hígado por la boca. El tío se ha quedao sin aire, tú.
Le enchufo respiración asistida y medio masaje cardíaco y emprendemos la ascensión por las escaleras. (Ya va por la cuarta vez que subo hoy, me congratulo, al menos se me va a poner el culo mirando a Pamplona)

Al llegar: todo a oscuras, boca de lobo.
Lo primero que denota al abrir la puerta es que huele raro, demasiados cocinamientos. Culpo a la vecina.

Al segundo 0,5 percibe algo inusual en el comedor: delata el cambio de sitio de las mesas así que encendemos la luz: SOR-PRE-SOOOO-TEEEEEEE!

Le coge ataque de vergüen y se esconde en una habitación. Potter tortugo.

Al cabo de unos minutiglios llegan Sed de vicious, O Fado meu y Mamma mía que se han quedao con la palabra en la boca en el bar y se han perdido la sorpresilla.

Ha empezao la party y el Sarcastrómetro y Chicarrón del Norte que están recién aterrizaos de tierras lunfardas, han venido con el rol de tele-embutidos y derroche de energías y ganas de cubatita.

Los Vikingos se han liao a hacer sandwiches de nocilla que vuelan en un santia-meng.
Las croquetas de mi materna tienen un éxito arrollador, así como la empanada que Sed de Vicious no hace más que puntualizar es asturiana, no gallega.

M'encantalafesta anda de un lao para otro haciendo promoción de su humus, que está de la muerte.
Hay una barbaridad de comida, no nos lo vamos a terminar en doscientos años.

Hemos acertao con la elección del vinacho, está buenísimo, hemos abierto un par de botellicas que nos hemos fulminao entre unos cuantos y estamos en el intento de descorchar la tercera.
A estas alturas ya no controlamos las funciones manuales porque de tres o cuatro que se han prestado a descorchar la botella, nadie se ha visto en corasón de abrirla.
La primera vez que nos pasa recurrimos a BlondeAmbition y sus manitas de oro. La segunda, le damos trabajo al Potter y así sucesivamente nos vamos pasando la patata caliente.
Los taninos nos delatan y aquí ya hay unos cuantos que tenemos la boca entre violácea-lilosa, cosa escandalosa. Me corto de salir en las fotos, con tanto trajín se me ha olvidao sesión de chapa y pintura. Hago mutis por el foro, me escondo en el baño e intento pulirme un poco el jeto.

La Niña de los Dedales se me ha despistao un momento y no sabe dónde ha dejao el costurero que le sirve pa llevar el tabaco, aunque intente disimularlo. No lo encuentra así que me pide que cuando empecemos a limpiar la casa, que nos va a quedar con más mierda que el palo de un gallinero, se lo devuelva.

Al inicio de la fête di instrucciones para quién quisiera fuera a meter mano al ordeñata, tenemos enchufao el spotify y la peña no hace más que entrar y salir del estudio para poner su lista de reproducción. Así que a veces nos pasa que tenemos dancings interruptus debido a pedus totalis.
Doy gracias a que tenemos unos vecinos que están sordos como una tapia porque entre botes, portazos, musiqueli y griterío nos hubieran enviao a la mierda primero y a la pasma después.

Se nos están terminando las reservas de tabaco y alguno hay que se mira el ficus benjamina con ojillos de lujuria. Lo escondo por si las moscas.

Tempus fugit. Nos plantamos en las dos de la madrugué en un plis.
BerenjenAlf se ha hecho con un jambé del Potter y ameniza a la parroquia con porrompompero acorde con la música que sale de los altavoces. Menudo virtuoso.

Peter Punk se ha soltao la melena y se marca unos dancings en medio del salón, así como el Sarcastrómetro que está ultracontento con los cubaticas de vodka que le va preparando su Chicarrón del Norte, lo damos todo en el comedor venido a pista de baile.

Entretanto, Ojazos le comenta a Chicarrón que sea la época del año que sea, siempre le ve ataviao con camiseta de manga corta; Ojazos lo flipa porque hace un frío que te cagas y Chicarrón del Norte se la mira con cara de "no entendiendo la pregunta". Sarcastrómetro pizpireta hace incursión en la conversa para explicarle a Ojazos que es 100% Chicarrón del Norte: al frío se le ignora.

Campanilla ha hecho cata del vino y me ha dao su beneplácito. Se ha enzarzao en una conversación con M'encantalafesta,l'Amantdelteatre y Peter Punk sobre el país nipón. Coincide que han estao de visiteo por Japón y se relatan sendas aventurillas.
Al cabo de un rato alguien le ha robao la voz a Campanilla, que junto con Peter Punk, vienen de pegarse un festival selecto la noche anterior.

Blondeambition tiene una historia de amor con las serpentinas y se pega una coreografía a lo vogue con M'encantalafesta.

La Niña de los Dedales viene toda entusiasmá a contarme que ha encontrao el falso costurero tabaquil. Está tan contenta que en menos de un nanosegundo me lía un cigarrico pa mí y otro pa ella. Nos lo fumeteamos.

Potter está pletórico y quiere entrar en una espiral de repetición bailando Blind de Hecules & Love Affair. Y lo hace.
Ha empezado a haber degoteo de partidas, a la peña se le solapan los saraos, así que algunos se largan a locales nocturnos al uso dónde celebran otras fiestas.

Finalmente nos quedamos los sospechosos habituales para rubricar la noche. El dueto belga-teutón se ha enamorao del spotify y se ha quedau enganchau un rato largo a la pantalla. Caen en la cueng de que están a punto de cantar la parrala, se ponen la carta de ajuste y se van.
Potter está que se sale de contento, The Usual Suspects le han regalao una cazadora igualica a la que le mangaron en el bar Cassette de los modernos disfrazaus de lagarterana.
Como colofón, cerramos la party La Ambición Rubia y yo cruspiéndonos dos platazos de bocabits y cheetos. Es ataque tocinil ó la gazuza del achispao.
Potter y Sed de Vicious filosofan hasta que nos terminamos los tentempiés y recogemos bártulos.

BlondeAmbition dice que se planta, que está petá y que se queda en nuestro sofá. Hacemos las veces de anfitriones y la sepultamos bajo una montaña de mantas. Se ha quedao ahí difunta hasta las 12 del mediodía. Alma de cántaro destrozao.

El espectáculo de la casa es ahora dantesco. La porquería adquiere una nueva dimensión. Pasamos de todo y nos vamos a soballa.

Menudo mes de noviembre que llevamos, la virgen santa. Entre celebraciones de bodorrios, fiestas de disfraces, cumpleaños, gripes y demás, no sé si me va a aguantar el cuerpo, aunque sólo por ver la cara que puso el Potter inocencio tortuguil vergonzoso, ya ha valido la pena.

Toppopertrechador

jueves, 25 de noviembre de 2010

cumplepotter feliz


Ayer fue el cuadragésimo cumpleaños del Potter, se le llena la boca a uno al decir cuadragésimo. CUA-DRA-GÉ-SI-MO. Sí, sí, se llena mucho. En fin que le han caído un porrón(je, je).

En vista de que estos últimos años le he ido regalando tecñología puta que le encanta y, por ende, se quedaba enganchao al trasto de turno; este año he decidido regalarle algo cachondo a la par que poco práctico para no ir alimentando el monstruo que creé hace ya unas cuantas temporadas.

Me decidí por encargarle una caricatura en la que salimos los dos. Potter como prota y yo de comparsilla.
El coleguita que la ha dibujado, la ha clavao. Mejor dicho, lo ha clavao a él; yo me parezco de refilón. No me extraña porque como ya he explicado en algunas ocasiones, tengo un físico complicao que ni para caricatura sirve. Manda cojones.

Al salir del curro y como no le he hecho pastel cumpleañero, me paso por el super y me pillo un tigretón doble y una pantera rosa doble, las velas grandotas para que a uno le quede claro que ha sucumbido inexorable-meng al paso del tiempo y me planto en chez para hacer la performance; así que tiene un pastel que parece un código de barras marrón y rosa y las velas ahí dando guerra.
Potter se emociona y aunque se esconde e intenta disimular, se le ha saltao una lagrimilla o dos. Pide un deseo y sopla.

Potter está la mar de contento con su regalo y su pastelito feliz así que me invita a cenar pa celebrallo, en plan parejil du-du-á.
Arañando el espíritu juvenívolo que nos caracteriza, por la tarde nos fuimos a hacer tiempo a un bareto llamado El Pasaje, ubicao por los alrededores del expoliau Palau de la Música.
Al camaruta se le ha terminado la cerveza, así que no nos deja otra opción que pedir una copa de vinacho, del tinto.
El bar en sí tiene su gracia, como su nombre indica está ubicado en un pasaje de estos del barrio de la Ribera y se distribuye a lo largo del mismo, así que de frente, lo que es de frente, no te encuentras nada; mesas, champiñones estufiles, taburetes y barra están a los lados. Y la tele de plasma grandota para ver el fútbol, colgada del techo en el centro del pasaje. Hace gracia ver cómo se asoman las cabezotas a cada lado para ver el partido de la champiñons.

Una vez consumida la cata vitivinícola, nos vamos chino-chano hacia el Born. Hemos decidido dejarnos caer por el Santa María, hace tiempo que no nos ven el pelo por allí.
Cenamos la mar de a gusto, si no fuera porque llevo arrastrando un catarro a conjunto con espasmos tusivos de aúpa.
Estas últimas noches he podido conciliarme con el sueño a eso de las 3 AM porque antes me he dedicado a realizar una serenata a la luz del candil de tos carrasposa de perro apaleao que me ha generao unas agujetas del copón.
Y como colofón a la noche, me levanto con unas ojeras con las que tropiezo cada dos por tres.

Potter que me ha sufrido expectorar todos estos días, harto ya de no pegar ojo, me recomienda anteayer que me compre codeisan, se coñoce en el sector farmacéutico que corta la tos en un periquete.

Cuando oigo tal explicación me desplazo raudo y veloz a una botica a que me vendan las pastis. Me las venden. Y yo me las tomo. Una por la noche. Y una ayer al levantarme.
El resultado de tomarme el codeisan ha sido tan milagroso como singular. Me explico: ayer estuve todo el día viajando como en una nebulosa dichosa de proporciones inconmensurables.
Tanto es así, que cuando me terminé la copa de vino que me tomé en el restaurante, se me cayó la cabeza encima del plato, con tanta buena suerte que el maki de diseño me quedó incrustao en el ojo derecho a modo de monóculo.
Hace tiempo que no veo Dr. House y hasta anoche no caigo en la cueng que lo que me tomo es rollito duro.
Visto el resultado deduzco que no aguanto bien las drogas, así que pedimos la cuenta y nos largamos pa casa.
Potter casi me tiene que llevar en volandas pa introducirme en el sobre. La próxima vez brindaré con trinaranjus. Feliz cumpleaños Javipotter.

Toppoyonkarra

jueves, 18 de noviembre de 2010

Microbiótico



Cabreao que estoy conmigo mismo y mi condición sanitaria, coño.

Ya he mentao que estoy griposo, lo que no había mencionado es que precisamente hoy tenía prevista mi asistencia a un concierto moloncio en l'Auditori, regalo del Potter por mi cumpleaños.

Esto no me lo pierdo, por mis cojones, aunque tenga que agenciarme doscientas mantas y enchufarme una sordina en la tocha para que no se noten estornudos, toses, tics y todo un sinfín de festival bacteriano.

Me estoy enchufando material del bueno por la vena, a ver si me paso del área de los muertos a la zona de los zombies aunque sea, de aquí a las 21.00h.

Si alguien me quiere enviar un proyectil o una zambomba de algo potente para extermiñación de virus, será muy bien recibido.

La de veces que me he defecado en los gérmenes, su transmisión y su puta madre, no lo sabe nadie. Me cago en la leche.

Toppobacilococo

miércoles, 17 de noviembre de 2010

resfria-meng


Soy un ente mocoso y mareao.
Llevo un par de días así como tontorrones y a estas alturas ya se me ha puesto la garganta como el culo de un mandril. Creo que he cogido la gripe o ella me ha agarrao a mí, todavía no lo tengo claro.

Debo tener las defensas viajando por el subsuelo, y entre el frenadol y el fru-frú de Própolis que me recomendó Campanilla voy entre arrastrao y nebuloso flotante.

He pasao la noche del loro y gracias a mí, Potter también.
He estao rodolando en la cama, me he tapao y destapao incontable número de veces, todo esto acompañao de gruñidos, bufidos y quejicosideces porque no encontraba mi sitio ni la postura adecuada para perder el coñocimiento.

Para acabar de adobarlo, me he levantao a visitar el excusado unas tres o cuatro veces, y como esta noche ya hacía un frío que pela, me ha tocao ir corriendo del ala A al ala B de la casa con el albornoz a medio poner. Entre sobao y empanao que estaba, casi me lo meo encima.

Buceando por este blog, me he dao cueng de que soy cíclico, que el año pasado por estas fechas también pillé un trancazo cojonudo y que se me cayó la narizota de tanto sonarme.
Ahora mísmido me duele tanto la garganta que estoy por cercenármela y llevársela al Dr. Rino, a ver lo que se puede hacer.

Anda que si cada año voy perdiendo un componente de mi cuerpo, voy a acabar pareciendo el señor Potato.

Toppogriposo

martes, 16 de noviembre de 2010

castillos en el cielo


Estoy muy contento. Acabo de leer en el periódico que han recoñocido a los Castellers como patrimonio inmaterial de la humanidad.

No porque yo tenga nada que ver con ninguna colla castellera, a juzgar por mi tamaño, supongo que todavía podría hacer d'enxaneta; es porque las veces que los he visto, no he podido evitar emocionarme.

Se me pone siempre la piel de pollo loco, me quedo conmovido y encandilao y para cuando llegan arriba, ya hace rato que me han robado unas lagrimillas. No sé expresar con palabras ese momento genial en el que todo es silencio y fuerza humana concentrada en un único objetivo: tocar el cielo.

Lo que tiene un poco de paradójico es el tema de que sea patrimonio inmaterial, a mí las personas humanas que conforman los Castells, me parecen de lo más material del mundo, la verdez.
En todo caso mis más profundas y sinceras felicitaciones.
Sou collonuts!

Toppoambbarretina
P.D. esta entrada se la dedico con todo mi cariño a Sílvia Serra.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Toppoaniversario


Un año más ha llegao mi onomástica. Me hago más viejo pero no más sabio, con lo cual, ya me dirás ánde le encontramos la gracia a esto.

Para no defraudar a la afición, me puse el mundo por montera y quedé con los sospechosos habituales el sábado por la noche por aquello de celebrallo, olles.

Rollito informal, quedamos para hacer tapeo en el Lolita y creo que acertamos con el sitio. Sin tener en cuenta al Perdonavidas de la puerta, que te mira arqueando la ceja que se le esconde en la visera de la gorrita tipo chulapón cuando le preguntas si hay sitio para ocho. Síp, ocho.
Lo conseguimos. Nos deja entrar.

El Lolita está fenomenal en cuanto a menesteres culinarios se refiere. En relación a decoración y ambientación, también guay, si no fuera por esa iluminación de fluorescente que destaca todas las imperfecciones cutáneas. Así que no sirve de una mierda que hayas estao una hora delante del espejo en el proceso de recomposición de chapa y pintura pa estar tó guapo. A tenor de los estragos de la edad y farricas, incluso me suministré un beauty flash de esos con efecto lifting planchao sideral, a ver si me sacaba unos añicos de encima. Empeño que cae en saco roto cuando te encuentras con unos focos que te delatan en un santia-meng.

En fin, con desperfectos cutáneos incluidos nos hemos puesto finos a croquetas, montaditos y demás.
Entre las múltiples conversaciones que tenemos, destaca Blablabla contando pormernores y penurias de parir un retoño; se explaya de una forma tan gráfica que a Ojazos le pilla un yuyu de mareo que ha de salir por patas del bar, tocándole la pera al tío de la puerta con la gorra de chulapón.

Potter sale a auxiliarla y se la encuentra agarrada entre dos coches, paliducha y con sustico en el cuerpo. A juzgar por su careto, se le han quitao las ganas de procrear. Al resto, también.
Un rato después de que se le pase la turbación, nos terminamos el picoteo.

Y de repente, el hilo musical cambia, suben el volumen pa reventar trompa de Eustaquio y empieza a sonar el Cumpleaños Feliz versión de Parchís y salen los camareros con una peazo de tarta de chocolate. Es para mí. Estoy coñmovido y me embarga la emoción.

La tarta-sorpresa se la ha currao Ojazos esa misma tarde aguantando estoicamente el resacón que llevaba del día anterior.(no la puedo dejar sola).

Cuando veo el pastel, me pongo rojo y me tapo el careto. La parroquia que es cotilla de natural, mira la tarta, ojean los números, y hacen escrutinio entre el personal para ver quién es el cumpleañero y si parezco la edad que marcan las velas o no.
Me sigo muriendo de la vergüen, me pongo nirvi y no se me ocurre ningún deseo. Rabia que me da, porque de normal se me agolpan en el cerebro haciendo cola.

El DJ del lugar no contento con Parchís, nos casca todo el cd de grandes éxitos con canciones populares como "Sancho-Quijote, Quijote-Sancho" y "Oliver-Benji los magos del balón" y se nota que todos tenemos pegaus unos cuantos tiros ya, porque hasta el más pintao las tararea.

El pastel está de muerte pero como es enorme, dejamos un tercio allí pa compartir con los camareros, que nos hacen la ola.
Caen un par de rondas de chupitos y también regalicos. Inaguraré este año maqueao con trapitos y complementos de La Niña de los Dedales, mola.
Terminamos y decidimos hacer el suma y sigue justo enfrente, en el X, que tiene fama de hacer unos juanantonios buenísimos. Nos pica la curiosidez y vamos.

En el X, hace un calor de mil demonios rojos y al principio parece que no encontramos nuestro sitio. Movemos bártulos unas 3 veces, entre otras cosas porque hay un señor de solipei, mal puesto ocupando una mesa pa cuatro, al que no le da la puta gana de mover el culo hacia la izquierda y dejarnos sitio, así que al final nos toca dividirnos un poco.

Justo enfrente, tenemos a un grupeto de mediana edad que lleva un pedo de colores fosforescentes y cada vez que alguien se levanta del taburete, nos hace tremolar, aparte que cuando menos te lo esperas, se arrancan por soleares y entre palma y manotazo te meten el dedo en el ojo.

A Sed de vicious le han pegau un empujón que casi se deja la piñata incrustada en el vaso. Les increpamos un poco pero a juzgar por cómo arrastran la lengua, acabamos por ignorarlos.

Le damos Cobega a Sed de vicious para que subsane encías y piñata.

Me quedo charlando con Sed de vicious, Peter Punk y Potter, y les cuento que me duele un poco el hombro y que creo que debe ser de una mala postura. Estos que son de pensamientos impuros de mena, me interrumpen y me hacen una representación, según ellos, del por qué del origen de mis males: manipulación de falo de grandes proporciones crea agujetas y dislocamientos. Peter Punk casi se espiña por tratar de hacer la performance. Me parto de la risa, entre otras cosas porque Peter Punk lleva un trancazo de puta madre y va englobao gracias al Frenadol que se ha tomao antes de venir, se mueve como a cámara lenta y habla pelín gangoso.

Llegan las 12, hora real de mi aniversario y entramos a tocar temas más profundos: la carta astral. Sed de Vicious está muy puesto en el tema y Campanilla también se muestra interesada.
Yo les digo que no sé a qué coño de hora nací, entramos en terreno confuso porque ya hace años que le pregunto a mi materna si sabe la hora D y siempre me dice lo mismo: no te sabría concretar, Toppo, como comprenderás estaba más concentrada en otros cometidos que en mirar el reloj.

Yo, que soy un poco agonías y necesito de datos precisos, me quedo con cara capullo y sin poder hacerme la carta astral ni nada que se le parezca. Así, poniéndome reflexivo, acabo por pensar que tampoco me hace mucha falta, porque para que me corroboren que los astros se han alineao pa joderme la existencia, ya me dirás tú qué pérdida de tiempo.

Campanilla me hace una somera valoración de los juanantonios y me dice que tampoco hay para tanto para el palito que nos pegan. Cría fama y échate a momir.
La que se larga a soballa es Blablabla, que ha dejao al maromo en casa, con el churumbel y el constipao, tós allí en amor y compaña.

Hemos apurao las copas y nos dirigimos hacia el raval, Sed de vicious notifica que ha descubierto un nuevo bareto, un tal Cassette, y nos lleva de expedición.
Entramos en el Cassette y allí encontramos una mezcla de "voydemoderno" y "hippijo zarapastroso" a partes iguales.
Es curioso el fenómeno éste nocturno de hacinarse en covachas cuanto más apestosas, calurosas y guarretas, mejor. Nos cuesta hacernos un sitio. Nos desplazamos un poco a codazos hasta pillar contacto visual con la camarera pa pedir la ronda.

Potter, que anda un poco empanao, va con el lirio en la mano y pensando que tó er mundo es güeno y va y deja la chaqueta en una silla y se larga a miccionar. Al volver le han pispao la chaqueta y la gorra.
Desconcierto y cabreo del susodicho que sufre más por el frío que va a pasar en la calvorota que por la rasca que va a pasar en el cuerpecillo.
Sed de vicious, que también escasea en pelambrera, se solidariza. Y yo me alegro de conservar mi pelo, aunque no se lo digo, por no desatar envidias.

Ojazos nos dice que ya tiene prou, que ya ha cantao línea y que se larga; y los demás continuamos para bingo.

Yo ando reventao últimamente también, hemos tenido un acopio de fiestones que no doy abasto. Se me acumula la faena. Los que quedamos encarnamos lo diametralmente opuesto a lo que es un camello. Lo damos todo por la causa. Tiembla hasta el agua de los floreros.

Nos echan del Cassette y la chaqueta de Potter no ha aparecido; definitivamente se la han mangao.
Emigramos hacia el Malula y esta vez, puedo recontraconfirmar que el D.J es malo de cojones y que es un corta-rollos. Pincha tan mal que nos instiga a hacer un dancing-interruptus todo el rato. Un megacoñazo, vamos.
Así que nos largamos a soballa, que entre tanta tontería nos han dao las uvas y la cosa ya va de capa caída.
Nos facturamos en un taxi, llegada a casa, fumigación pa quitar pestazo de antros varios, estamping de sello en el jeto y a planchar oreja.

Al día siguiente me levanto a las dos del mediodía, todavía cansao pero sin las maracas agitando en el bulbo raquídeo. Se agradece. También se vegeta durante todo el día con el ya clásico recorrido y dieta: sofá + mantica + tele, cocina + pasta + chocolate + sofá, mantica + dormitar + cocina + pan con nocilla, sofá + mantica+ cojín + dormitar y así en un bucle que dura todo el día. Menuda jornada de reflexión.

Y al final he llegado a la conclusión de que quan més gran, més animal.

Toppocumpleañero

martes, 2 de noviembre de 2010

noche de miedo


Resulta que "Sed de vicious" cumple años la noche del 31 de octubre, y como ya es tradición, monta fiestón en su kely.

No voy a entrar en detalles del periplo que nos recorrimos Potter y mendas para estar presentables en la celebración, la cosa va de yuyu, y yuyu tenemos que dar.
Además del peregrinaje de botigas pa pillarle un buen presente al ojomeneado, ya que barajamos varias posibilideces: mandarlo al recién estrenao prostíbulo de La Jonquera o comprarle una viagra femenina para que luego nos contara la experiencia. Fracasamos en ambos intentos y le pillamos unas bambas de éstas de diseño que pareces salido del arroyo pero en realidez te han costao un testículo y parte del otro. Lo que sería el complemento ideal de pijo disfrazao de lagarterana.

Ni que decir tiene que mi intento de dar miedo se quedó en eso, en un coñato. Al llegar a casa del anfitrión una hora antes de la convocatoria, pa ayudarle en los preparatifs, nos abre la puerta vestido como el chavalín del orfanato. Yo, que soy poruc de mena, me cago encima namás empezar, no me va muy bien.

Seguidamente, una vez limpito y aseao y maqueao de brujo moderni- el complemento de gafas de batman fashionguetil, lo mejor- ayudo a Sed de vicious en técnicas de maquillaje para que parezca un vampiro y no un moñigón-macarra. Hay que controlar dónde y cómo ponemos las sombras, que si nos despistamos, se nos lo quedan en El Cangrejo para hacer unos cuantos bolos.

De mientras que Sed de vicious se arregla, me encomienda la tarea de abrir la puerta vestido de niño del Orfanato. El tipo lo tiene todo pensao. Etiqueta de recibimiento de visitas y su traje de rompe y rasga para las fechorías noctambulosas.

Una vez dentro del saco y la bata, me transformo y el que voy a repartir canguelo soy yo.
Llaman a la puerta y los primeros incautos están al caer: miro por la mirilla, a través del saco no veo ni guarra. Consigo un resquicio de visibilidez: un grupo de demonios posesos han llamao a la puerta. Abro y grito. Me miran, se ríen y entran. Sigo sin dar susto. Tampoco me va bien.

El Padre Potter se ubica también en el recibidor, es el cura que se requiere en este tipo de eventos, repartidor de ostias a domicilio y practicante de exorcismos.
Sigo empeñándome en atemorizar al personal como buen recepcionista y no hay puta manera. Se descojonan de mí. Con el agravante de que debajo del saco llevo un pelucón de puta madre que me está cociendo el cerebro.

Llega Ojazos revestida de la novia de la muerte, ésta es la mía, le abro la puerta y la tía pega un berrido y saltironet para atrás. Mola que te cagas. Me doy por satisfecho. Sí, lo sé, pocas aspiraciones las mías.

También se ha animao a acompañarnos El Espíritu de la golosina como la viuda alegre que, me cuenta, ha encontrao unos complementos de la leche en una botiga la mar de baratish pa dar el pego a mogollón.

Tras realizar unos cuantos recibimientos, estoy del saco, de la bata y de la puerta hasta las criadillas, lo dejo en el salón y me voy a socializar con la peña.

Los anfitriones han hecho despliegue de medios con comida pa matar la gazuza y la parroquia ha ido llenando la bodega a mansalva, así que no nos falta de ná.

Nos acompañan a la fete los sospechosos habituales. Campanilla y PeterPunk, que nos vienen de Eyes wide shut y Blonde ambition, que trae reservas de sangre a discreción.
Al segundo copazo ha pasado media fiesta por las manos de BlondeAmbition y tós han quedao manchaos con su impronta.

Hemos descubierto algún que otro personajillo: Marinerito a lo Jean Paul Gaultier venido a Pulpo Paul. A la que me despisto despliega sus tentáculos y me reduce la cintura en dos centímetros por banda. Susto de pulpo, suelto la típica excusa de "se me ha acabao la birra" y me largo por patas (se me escapa la risilla por la comisura de los labios). Recupero mi cintura y sigo pululando.

Sed de vicious se ha materializao en un drácula de diseño. No le falta detalle al pavo, trae hasta su mascota, un aguilucho carroñero enganchao en el ala del sombrero. Chapeau! Es el perfecto anfitrión. Está por todo y por todos y ha llegao el momento de que pare y que se divierta y deshiniba. Endetotá: le enchufo un juanantonio cargaíto.

Acto seguido, le quito la bandeja de panellets de las manos y me doy un garbeo por la fete repartiendo pócimas en forma de panellet. Noto a la peña poco receptiva y en cuanto cambio mi discurso: pócimas en forma de pezón (había que ver la forma de los panellets) los feligreses se me animan y se me acaban la bandeja en un tris.

De golpe y porrazo se ha extendido una humareda tipo discoteque para que combine con la shiny disco ball que tiene colgada del techo, al colega que lo ha soltao se le ha ido la mano y salimos todos por patas del salón medio ahogaos.

Nos arremolinamos en la cocina y rellano de la casa, con todas las puertas abiertas pa que corra el aire.
(Tras la fiesta, nos comentan que se habían equivocao de producto y en lugar de pillar el humo discotequero casi acabamos todos emponzoñaos).

La panda allí reunida rezuma el ser delafiest y buenrollo. Aquí no se ha acollonido nadie y no se larga ni Dios. Cuando ha pasao el momento alarma, nos volvemos a concentrar en el salón y aquí pax y después glory.

A estas alturas el Padre Potter se ha engrescao a repartir el cuerpo de Cristo, ostia p'arriba, ostia p'abajo.
El club de los singles han hecho una migas de la leche y van del salón a la cocina y de la cocina al salón, prácticamente bailando la conga.

Con tanta tarea doméstica (disfrazarse, preparar papeo y recibir al personal) se me ha olvidao casi cenar y con cuatro birrillas llevo un achispamiento interestelar.

Qué descojono ver cómo varían los asistentes sin disfrazar, a la que se plantan un pelucón y pasan por las manos de Blondeambition que los maquea con sangre frejca, sacan el otro yo y se nos desmadran.

He perdido la cuenta de las birras, se me ha extraviao la que tenía por ene vez y me voy a por otra. Abro la nevera y se me cae una litrona al suelo. Desastre, esfuerzo sobrehumano para recoger el merdé que he montao.

Me camuflo por el bullicio y me siento cinco minutitos en el sofá, por aquello de que no me queden los pinreles hechos fosfatina. Cierro los ojos un nanosegundo y todo me da vueltas, así que decido tenerlos bien abiertos. Me armo de valor para ir al baño y ver si se me pasa el mareo, están los dos cerraos. Tengo de carabinas a Padre Potter y Blondeambition, no me da tiempo a esperarme y echo la pota.
Qué ataque de vergüen. Padre Potter se va a por la fregona y lo recoge en un instante. No se ha enterao nadie. Menos mal.

Padre Potter y yo metemos mano al spotify y no sé qué cojones tocamos que paramos la música. Se ha encendido una marabunta de griterío y silbidos acojonante, y los dos hacemos mutis por el foro y algún buen samaritano arregla el desaguisao. No tengo futuro como dj, ni Padre Potter tampoco. (me río pa mis adentros).

Hace ya mucho rato que Campanilla se ha hartao de llevar la máscara de Eyeswhideshut, dice que no ve un carajo y me roba las gafas. Así cualquiera.
También me las roba La novia de la muerte, La viuda alegre, Peter Punk y no sé quién coño de gente más.

Lo que sí sé es que cuando Sed de Vicious da el sarao por terminado, me largo sin peluca, sin gafas y sin guantes de rejilla que me daban ese toque entre canalla y cabaretero.

Padre Potter y mendas nos metemos en un taxi porque no nos aguantamos las llufitas. Diría que los dos nos hemos quedao algo traspuestos porque cuando hemos llegao a destino, el coñductor nos ha pegau un aullido monumental que nos ha sacao del coche.

Por último, nos toca hacer escalada para llegar al catre. No me siento las piernas.

Toppo qué bien que me lo paso

miércoles, 20 de octubre de 2010

la fama que me precede


Tengo la inmensa satisfacción de que nos venga a limpiar la guarida nuestra estimada Dietrich. Un encanto de mujer. Ordená, pulida y rápida como un puto rayo. Estoy verdaderamente encantao con ella.

Si no fuera porque el otro día, todo solícito yo, le dejo la nota de rigor que rezaba: "Muy buenas, te dejo la pasta, bla,bla,bla y firmo con postdata: ¡¡Hemos terminado el baño!!!"

No nos vemos nunca, porque a ella le gusta que no estemos dando por culo en casa, así que se viene por la mañana y aquí no encuentra ni a Blas.

Cual fue mi sorpresa, cuando al volver por la noche, recojo la nota que le había dejado y me contesta: "Gracias. Potter, ¡te ha quedado genial!"

Se me cayeron los huefs al suelo y se me quedaron los orejones gachos.
Menuda reputación de mierda que tengo. Pero si la Dietrich no me ha visto nunca en acción, igual es por eso.
Se debe notar a mil leguas que soy vago, patoso y con maña tendente a cero, pero después del patimiento pasado para dejar el baño como los putos chorritos del oro, me ha entrao pesadumbrez galopante.

Y esto me tenía que pasar a mí, que estoy al mando de la logística de la choza.

Así que he decidido que voy a dejar toda la ropa de la casa hecha un higo, zapateao mediante encima, para que le salgan agujetas de planchar. Y también voy a esconder el cubo, la fregona, el limpiacristales y lo que sea menester, y va a tener que limpiarlo todo con la lengua.
Después le dejaré una misiva que dirá: ¡Te ha quedao genial!

Cuando cayó la nota en manos del Potter, la risotada que soltó todavía me taladra las sienes.


A partir de ahora me comportaré como un pirata - rastrero, así al menos seré coherente con la fama que me precede.

Me cago en la leche. No gano pa disgustos.

Toppoinmisericorde

lunes, 11 de octubre de 2010

Farrica homenaje al Sarcastrómetro






Hace ya un tiempito que Sarcastrómetro nos comentó que se casaba contra Chicarrón del Norte, así que entre unos cuantos miembros del grupeto, decidimos compincharnos con el susodicho y organizarle un secuestro sorpresa.

No iba a ser una de solteros despedidos al uso, porque a ninguno de los componentes del grupeto nos sulibeya ir con un miembro de latex a modo de diadema en la cabeza, ni agarrándolo por la calle a voz en grito.

Campanilla planteó endiñarle una txapela y diseñar unos choricillos pa colgárselos al Sarcastrómetro como si de una bufanda se tratase. A los demás nos pareció cojonudo.
Así que nos presentamos en su casa chorizos en ristre y txapela puesta. Menudo cuadro. Parecemos la ertxaina.
Al Sarcastrómetro casi le da un pasmo cuando suena el timbre, mira por la mirilla (idiotas de nosotros no hemos caido en que la usa) y claro, nos ve. Echa un gritito: ¿?¿QUE?¿?¿
Y abre la puerta a cuatro energúmenos con vino, chorizo en mano, txapela y sonrisa profiden.

SOOOORPREEEESAAAAAAAAA.

El Sarcastrómetro está con la sensibilidez a flor de piel y se nos emociona con la ristra chorizos al cuello y la txapela encasquetá en la cocorota. Le secamos las lagrimillas y como no hay tiempo que perder, descorchamos botella de vinico y unas pastitas por aquello de matar el gusanito.
Nos echamos unas risas y nos lo llevamos a cenar.
Pasamos por el fotocall: txapelas, chorizos y poses. El colmo del glamour.

El Sarcastrómetro anda un pelín acojonao por si le tenemos más sorpresas preparadas.
Tranqui colega: vamos a hacer clásico recorrido de antaño.

Durante la cena, charlamos de lo divino y lo humano. Blabla y Loyalwomeng coinciden en que últimamente el tema de los salarios es una puta mierda, cobramos ahora menos que antes. Nos autoproclamamos la Generación Cangrejo y desbrindamos por ello.

A todo esto cuando ya hemos tirminao de cenar, Deakíparallá se presenta en el restaurante. Se ha escapao de sus compromisos operísticos y se viene de parranda. Le falta tiempo para pedir la carta y ponerse al día de vino.

El hecho de tener jet lag de horario cenil entre unos y otros, nos hace meterle caña al consumo de vino que, así como quien no quiere la cosa, ya serán 4 las botellas que nos hemos pimplao (2 en casa Sarcastrómetro y 2 en el restaurante). Se nos acumulan los brindis, tú.
Chin chin por Sarcastrómetro, Chin chin por Chicarrón del Norte. Chin Chin por los chorizos y toooda una retaíla de improperios en cuanto a los chorizos y sus diferentes utilidades.

Una vez terminadas reservas de vino y usos choriciles, atacamos la ronda de carajas y postres y nos largamos a por la primera copa. Que no decaiga.

Nos vamos de visita al Glaciar y ocupamos una mesa de la terraza a esperar que caiga la tromba acuífera que nos ha prometido Tomás Molina.
Dejo a la troupe en la terraza y me largo en un tris a buscar panoja al cajero.
Cuando vuelvo, todo el mundo está servido y yo tengo una sed infame. Le pregunto a Blabla si lo que hay en un vaso ahí puesto es agua, me dice que sí y me lo tomo de un trago. Es tequila. Cabrona. Me veo inmerso en una espiral pedil de órdago.

Tras ingesta de un juanantonio (gintonic para el neófito) nos vamos al Karma, intentamos convencer al portero de que nos deje entrar por el morra-meng con el manido discurso que hemos utilizado cienes de veces: que si somos clientes habituales, que si siempre entramos por el morra-meng, etc, etc; El pavo pone cara de circunspección y nos cobra entrada sin dilación. Hemos perdido el poder de persuasión, si es que alguna vez lo habíamos tenido.

De la última vez que estuve por estos lares creo recordar que la música no era una peste bubónica como ahora. Me largo al baño y cuando vuelvo me pierdo y no encuentro al grupeto. Parece que en un abrir y cerrar de ojos se ha multiplicao el aforo por mil. Doy un par de vueltas por el sitio este y no hay manera de dar con Sarcastrómetro y secuaces. Me empiezo a cagar en el tequila, el vino y la ingesta de alcohol en general y subo arriba a que me dé el aire. Voy a tener que comprarme un GPS para orientarme.

En la entrada se me presentan tres mocetones de los Países Bajos y me preguntan qué tal el sitio. Les miento y les digo que genial. Y entran. Me parto la caja y entonces veo que sale Loyalwomeng y me dice que se larga, que está petao y que ya hablaremos. Le pregunto por el resto y me dice que no se han movido de donde estaban. Así que me recontraconfirma que llevo un pedo de colores y bajo a por el resto de la expedición juerguil. Nos largamos por patas.

Deakiparallá nos deja y el resto emprendemos caminata hacia el antro por antonomasia llamado Papillon - Sitio escoba dónde acaba petando lo mejorcito de cada casa y con nombre de puticlub ponferradino según el Sarcastrómetro.

No han abierto todavía y se nos ocurre ir a hacer tiempo al Magic. En la puerta nos avisan de que queda media hora pa cerrar. Reunión grupal: ¿qué hacemos? Hay ganas de juerga pero no hay ganas de apoquinar para que nos echen a los cinco minutiglios.

Desandamos el camino en medio de una tromba de agua legendaria y nos volvemos a aporrear la puerta del Papillon puticlub ponferradino. El tío de la puerta asoma la nariz y nos susurra que no seamos plastas, que nos esperemos media hora, que está cerrao. Le pongo cara de pena y le digo que vengo arrossegando la bufeta, que la tengo sin ni una arruga y que me va a explotar. Déjame entrar por tu madre o me lo hago en la puerta. La amenaza surge efecto. Luego me echa de una patada en las posaderas.

Hemos quedao debajo un paraguas Campanilla, el Sarcastrómetro y mendas. Rezumamos agua y alcohol a partes iguales. Nos miramos y damos una penita inconmensurable. Decidimos asaltar un par de taxis e irnos a empiltrar previo paso por la secadora.

Cuando me levanto por la mañana tengo a Manolo el del Bombo en el tarro, cosa harto desagrable. Me endiño un Alka seltzer y me guardo la cabeza en el congelador hasta más ver.

Topporesacoso

viernes, 8 de octubre de 2010

Hogar, dulce hogar


Esta pasada noche he dormido como el ano. He pegao ojo a ratos. Y claro, hoy llevo tó el día arrastrao y básicamente muerto.

Es de esos días que estás tan, tan, tan cansao que cuando llegas al portal de casa, abres y ves que te quedan cuatro pisos pa subir a pie, te pones a llorar, te sientas en el rellano y le pides al primer vecino que entra (de una media de edad de 70 tacazos) que te lleve en volandas.

Normalmente me responden con un corte de mangas o mandándome a la mierda. Es agradable en grado sumo.

Para despejar cualquier tipo de duda, aclararé que he subido a pie. Y cuando por fin he llegao a mi kely, me he cambiao pa no llenarme la ropa de lamparones y me he estocinao un rato en el sofá a fumarme un piti. Es lo que tengo, soy un tronera: fumo, bebo y salgo de juerga lo que puedo o lo que el cuerpo me aguanta. Que, dicho sea de paso, últimamente me aguanta poco y menos.
Sigo sin recoñocerme.

En cuanto al tema del vicio, me he pasao al tabaco de liar y hoy, precisamente, un amiguete que acaba de dejarlo, se ha mostrao todo curioso por saber si se fuma más, se fuma menos o qué coño se fuma y cuántos cigarros se sacan de un paquete. O sea, un tercer grado de proporciones, estadísticas, etc.

Como las mates me dan urticaria, para no quedar mal del todo, he puesto cara de poker y le he dicho que ni puta idea, pero que si realmente es un tema que le quita el sueño, me pondré a ello en cuanto inaugure la próxima ronda. Me río pa mis adentros porque no lo voy a hacer. Soy un negao en toda regla con los números y ya me veo contándome y descontándome una y otra vez y acabando sintiéndome más anormal de lo que ya me siento habitualmente.

La cosa es que estaba yo preparándome el cigarrito a lo remanso del guerrero, cuando me doy cueng de que se me ha acabao el papel, que son las ocho y pico de la tarde y que me han cerrao el estanco. Más lloros y pataleta.
Estoy por tirar la puerta que todavía no hemos colocao por la ventana.

En un arranque de MacToppogiver he cogido un folio que tenía por aquí y ni corto ni perezoso me lo he hecho a medida y me he liao el piti.
Ni que decir tiene que me ha sabido a rayos y lo he dejao ipsofácticamente, así que me he dispuesto a estocinarme de nuevo en el sofá previa preparación de peli para ver tan a gustito.

Potter se ha largao de viaje y me ha dejao la kely toa empantaná. El televisor ha sido una de las muchas cosas que hemos movido p'arriba y p'abajo, y ahora tengo la picha hecha un lío con los cables y coñectores que no sé cuál coño coñectar a dónde.
Me he quedao sin cine en mi kely. Cojonudo.

Parece ser que hay un complot orquestao para que no me quede en casa, así que voy a tener que salir. Me voy a acicalar y me voy a apuntar al planele que me ha propuesto Campanilla, por aquello de no perder pistonada. Si fenezco de cansancio, al menos será en acto de servicio. Cualquier excusa es buena.

Toppocalavera

miércoles, 6 de octubre de 2010

Trabajos caseros, S.A.



Sumando y siguiendo con el mundito del parcheo hogareño, el pasao sábado Potter se levantó con una energía inusitada y se empecinó en continuar con el cuarto de baño. Se pilla la lija y venga a quitar desperfectos de los azulejos. (Seguimos en el baño).

Yo, que últimamente estoy falaz, le digo que ahora voy, pero en realidez paso del Potter, quiero conservar mis manos unos añicos más y me dedico a la vida contemplativa un rato.

Me dejo llevar por un arranque marujil y me pongo a hacer croquetas de pollo. Tenemos un pollo a l'ast que no nos cabe en la nevera y hay que hacer sitio, así que entomo la tarea con gran afán. No me recoñozco.

En un principio, barajo bien las proporciones. He llorao a moco tendío al picar la cebolla, sensible que es uno, y me he convertido en Toppomanostijeras pa desmenuzar el pollo. Controlo la harina para que la pasta no me quede como la argamasa y empiezo a darle voltios con la leche, a ver qué tal se porta el mejunge.

Voy bastante bien. No se me ha quemao nada. Hay pollo pa parar un trolebús así que hago quintales de masa. Échale porlan. Me entran las dúbidas con el punto justo del espesor y me animo a echar leche con una alegría digna de los payasos de la tele.

Lo pongo a enfriar. Espero y de mientras, me hago el longuis por casa. Potter ya ha lijao 3/4 partes del lavabo. Se me escapa la risa cuando lo veo salir bañao en sudor, cagándose en la puta que parió a las racholas y pidiendo a gritos una ducha.

La masa está lista para construcción de croquetas y ahí voy. Se me caen las bolas al suelo cuando empiezo con la dinámica de: coge pasta, pásala por el huevo (batido, se entiende) y luego por el pan rallao. La pasta es demasiado líquida y se me resbala cosa mala.
En este momento tengo disfunción neuronal y me cago en todo. Monto las croquetas de los cojones como puedo. Me han salido unos 25 croquetones; como sigo tradición familiar con esto de los tamaños, lo mío no son croquetas, son bombas. Resumiendo: tengo croquetas para aburrir.

Por la noche, se me ocurre poner a freir unas cuantas para hacer el tastet y como soy un cocinero en prácticas, y la masa era demasiao líquida, se me han reventao un poco a media fritura. En uno de estos reventones, por un segundo que me despisto, se me ha rebelao el aceite hirviendo y me ha saltao un goterón al ojo derecho. Golazo en pleno centro de la portería ocular.

He pegau un alarido que le hubiera puesto los pelillos como escarpias a cualquiera. Me he quitao el ojo y lo he puesto debajo del chorro de agua fría. Me lo he vuelto a colocar y me he quedao así como agilipollao el resto de la velada.

A la mañanita siguiente, me levanto con el ojo hinchao que ni Rocky, vamos, y me voy por patas a urgencias oftalmológicas, que ya tienen una foto mía en recepción de socio honorífico porque este año me he personao ahí un montonazo de veces.

El doctor me dice que no ve ni rastro del aceite pero sí que ve inicio de infección conjuntivítica. Me enchufa un colirio fosforescente en los faros y luego voy regalimoso de fosforito. Me doy grima a mí mismo y al Potter, también.

Llevo toda la semana enchufándome antibiótico y viendo raro por un lado. Al menos no me han puesto el parche de antaño que era un engorro para mí y un cachondeo para el resto de los mortales.

Toppo el rigor de las desdichas

domingo, 26 de septiembre de 2010

el fantabuloso mundo de la pintura



Aprovechando un fin de semana largo como éste, nos ha dao el puntazo de empezar con la bricomanía. Potter se ha pillao un hacha del tamaño de un mamut y yo me he plantao la chapela roja que tenía para este tipo de ocasiones.

Al cabo de nada, me he tenido que quitar la chapela y Potter dejar el hacha, porque de hecho, lo que queríamos hacer era darle un repaso al baño, que estaba viejo de cojones, como la casa.

Creo que ya lo he mentao otras veces que vivo en un piso céntrico y barato, o sea guay, aunque más viejo que el ir a pie, o sea pestes.

Estábamos hasta las gónadas de los azulejos verde hospital del baño (de origen), y del color violeta oscuro para la pared del comedor (de origen de nuestra creatividad), así que nos hemos armado de paciencia y aprovechamos el viernes (y el sábado y el momingo) para empezar a guarrear por las paredes.

Uno no es consciente o no se acuerda nunca de lo que significa ponerse a pintar en casa. Se ha generao furia desatada de polvo de varios colores, priman el blanco y el verde hospital.

Con la polvareda chunga ya contaba, con lo que no contaba es con la cantidez de técnicas que se tienen que utilizar para cubrir la puta "rachola".
De buenas a primeras hay que imprimar, y no se trata de poner el azulejo en la impresora, nop. Se trata de pasarle una capa de tinte que lo que hace es darle una textura que haga factible que la pintura agarre después.

Rodillo en mano empecé a imprimar y he acabao con los carpianos agarrotaos y con rozaduras en las palmas, creo que me he pasao dándole fuerza al rodillo, cachetas que soy. Me he agarrao un colocón de narices. Donde esté la imprimación, que se quite cualquier psicotrópico al uso.

Ya he comentao otras veces que soy un personaje pegadito al suelo, eso me ha comportao bastante dificultez a la hora de llegar a las baldosas de gran altura o altura media, según quien lo mire, y he terminao eslomao, esriñonao y hecho un cuatro.
Potter se ha peleao con el comedor, y cuando he salido del baño, la pared había explotao literalmente, tiene tantas capas como una cebolla, y raspando, raspando también ha aparecido el puto color verde hospital. Está por todas partes, el joputa.

Como somos tope modernos, tenemos unas cuantas habitaciones sin puertas, así que la mierda se ha esparcido a la velocidez de la luz por toda la casa. Ahora todo tiene un halo verduzco-polvoriento.

Cuando lo he visto, me han entrao ganas de irme por patas a vivir a casa del vecino.

Potter, que se ha ensumao mis viles intenciones, me ha echao una de esas miradas, de "aquí follamos todos, o tiramos la puta al río", así que he agachao las orejotas y me he quedao, he ido en busca de la escoba y el recogedor y he empezao una batida en contra de la guarrería.
Y luego le ha tocao el turno a la fregona, que ha acabao verde como el polvillo, y cuando he tirminao, me ha hecho un corte de mangas y se me ha suicidao ahí mismo.

Ahora estamos a medio hacer, nos hemos quedao sin pintura y abrá que ir a proveerse de más cuando abran las botigas.
Por el momento, no podemos invitar a nadie a casa, le quitamos la puerta al baño, así que como alguien quiera ir, en un descuido le vemos la trompa o el arco del triunfo al convidao en cuestión.

Una vez hayamos tirminao, el baño va a quedar tan blanco que vamos a tener que entrar con gafas de sol, y yo voy a tener que ir a un hospital a que me hagan un ingerto de manos nuevas.

toppopintor que no pinto con amor

lunes, 6 de septiembre de 2010

polos opuestos


El pasado sábado me armé de valor y me fui pal gimnasio a hacer spinning.
Se nos presentó una profa, Anastacia (delirios de grandeza con los nombres la peña. ¿No se dan cuenta los progenitores que no estamos en Rusia y que no se va a convertir en una zarina o qué?) En fin, la mendas en cuestión era una caña, no sé qué desayunó, lo que sí sé, es que tenía energía positiva en cantidades industriales y que acabamos la clase con la bici echando humo.

Terminé derrengao, contento y sudao hasta las pestañas. Luego me fui a dorarme al solarium un rato, vuelta y vuelta que se dice y después, pa casa a papear.

En el camino de vuelta a mi kely, me dejé caer por el super, que hacia las tres de la tarde estaba desolao. Pena que da ya de por sí cuando un comercio está vacío; más desespero me dio cuando caí en la cueng de que el hilo musical ameniza a los empleados con Julio Iglesias cantando "un hombre solo".

Entré esperitao, cogí el helado de chocolate que buscaba, pagué y me corté las venas delante de la cajera como protesta. Luego me las estrujé un poco pa dejar mi impronta allí mismo. Dejé un merdé de los guapos y me largué.

Yo que venía de tan buen humor, vitaminao y mineralizao después de la spinning-pizpireta, qué ganas de deprimirse, la madre que los parió.

Toppodesquitao

martes, 10 de agosto de 2010

De masajes, aceites y otras potingas


La mosca que tenía ayer detrás del orejote, me ha pegau un aletazo y efectiva-meng, he tenido que correr a visitar al roca. Decido enchufarme una pastillica, o lo que es lo mismo, ensartarme un corcho en el pompis y salir a encontrarme con la peña pa dar un voltio al exterior.

Hemos planeao atisbar el horizonte desde las murallas. Subimos, hay un montón de peña encaramá a las mismas, cosa que tira por tierra cualquier coñato de planteamiento de foto paradisíaca, original y/o moloncia pa l'album.

Me asaltan ganas irrefrenables de emprenderla a empujones y tirar a todo el turisteo por el abismo pa conseguir el objetivo foto-revista. Hablo conmigo mismo y me digo que el ser irreflexivo, lo único que me va a aportar es que me emboten en una patera y me manden pa casa. Desisto.

Me dejo la cámara colgando del cuello e intento avistar algo. Vuelvo a caer en la cueng de mi estatura real y tengo que ir dando botes para ver algo entre almena y almena. La climatología tampoco es que ayude mucho, hay una niebla espesa que no deja ver más allá de las narizotas. Otra dosis de realidad para animarme, no me va nada bien.

Terminado el rulo por la parte alta, nos bajamos hacia el puerto, mi pituitaria se ha puesto en alarma y nada más llegar hacia dónde están los pescadores, me pongo verde y me dan ganas de trallar. Me echo p'atrás.
Potter me agarra del cuello y me dice que respire por la boca y que tire p'alante, que el mundillo venta de pejcao es la pera y que no me lo puedo perder, aunque luego me tengan que llevar a enchufarme suero por la vena.
Me armo de valor y lo hago, y lo flipo. Es la primera vez que veo un tiburón en el mercao pescadil y otros tantos pejcaos que no sé recoñocer.
De mientras, un pescador se le presenta a VacacionAlf, comentándole que él es pescador honrao de toda la vida, que es persona de fiar y que da la casualidez, mira tú por dónde, que le ha caido en gracia un pedruscote de ésos que se fuman y que en definitiva, discretamente, puede apartarse un poco y probar la mercancía, si le apetece. Menudo business man de la ostia. Me pregunto qué tipo de cosas pesca este tío.
VacacionAlf levanta la ceja y se va silbando por donde ha venido. En este momento nos hemos dispersao, Potter está haciendo las veces de cotilla por todos los puestecillos del puerto y Peter Punk -cámara en ristre- está haciendo malabares para poder fotografiar sin ser visto. Lo tiene complicao, el objetivo de cien metros de su cámara le delata.

Se está haciendo tarde y Campanilla, La Niña de los Dedales y yo nos largamos a un hamam; lo que viene siendo una sauna a la marroquí, en la que nos han prometido tratamiento completo de exfollación, masaje y aceite de argán.

Para los neófitos en este tema, cabe explicar que el aceite de argán sale de unos frutos que se recogen una vez los han deglutido las cabras, es decir, de caca de cabra. Se limpian y se machacan hasta extraer el aceite, que resulta que en cuanto te lo embadurnas, te conviertes en una beldad.

Me falta tiempo para ponerme una pinza en el naso para no morirme del asco e ir a ver si se obra el milagro.

Llegamos al hamam en cuestión y nos hacen despelotar, exceptuando el culotte.
Entramos en una sala en la que hace un calor que te cagas y nos tienen preparado en el suelo a modo de toalla, tres hules (un día de estos ya mentaré mi odio desmesurao al hule) y nos empiezan a echar agua caliente a discreción.

El suelo está más duro que una piedra y uno, después de estar diez minutos, ya no sabe cómo cojones ponerse. Con el agravante que con la humedad, te quedas pegau al hule, cosa que hace elevar los ascos a la última potencia.
Hemos pasado por más de un hervor ya, y las muchachas masajistas, se presentan con un guante de crin para frotarnos hasta las ideas. Parece papel de lija, joder.

Para cuando la masajista ha terminado de lijarme, se me ha caido la piel a tiras y se ha largao por patas, harta ya de patimiento gratuito.
Acto seguido, embadurna-meng de barro y más espachurra-meng. A estas alturas me han abandonao los huesos, que se han largao detrás de la piel, a buscar otros lares más cómodos tipo cojines.
Y por último, llega el coletazo final de agua a borbotones, enjabona-meng y aceite de argán.
Salimos de allí límpidos, arañaos y más arrugaos que una puta pasa.

Campanilla que está a la última en mejunges varios y es ferviente seguidora de cualquier potingue cosmético-novedoso, nos informa que cree que nos han endiñao aceite de oliva en lugar del de argán.
En mi fuero interno me alegro, al menos no oleremos a mierda de cabra cuando salgamos a la calle.
Por otro lado, la Niña de los Dedales sale con un poco de mal cuerpo.De resultas de la experiencia le han salido unas cuantas ronchas en la piel y jura que a ella no la vuelve a meter nadie en un hamam, ni jarta de vino.

Estamos pensando en volver al hotel a pasarnos por agua y jabón de nuevo, porque con la guasa del aceite todavía estamos churretosos y no es plan de ir por la calle regalimando como una bolsa de porras.

Bien pensao, podríamos montar una churrería en medio de la medina de Essaouira, con lo que les gusta el dulce a esta peña, nos forramos, tú.

Toppochurrero

lunes, 9 de agosto de 2010

me falta ilumiñación



Llegamos al riad pa dejar bartulicos, pegarnos una ducha y empezar a perdernos por las calles de la medina de Essaouira.
A los dos nanosegundos de haberse uno espachurrao en la cama para tener unos minutillos de descanso, llama a la puerta La Niña de los Dedales para cotillear nuestra chambre y nos dice que a ellos y a Campa Punk y Peternilla les han endosao lo que viene siendo un zulito.

Antes de enmerdarse en desfacimiento de mochilote, bajamos a ver al monsieur le recepcionist pa decirle, sil vous plait, si pueden cambiar de chambre que no hay fenetre. Aclaración: mademoiselle, sí tienen fenetre, lo que pasa es que no dan al exterior, dan al interior del riad, o lo que es lo mismo: la ventilación te la pintas al óleo y casi viene asegurada asfixia por concentración de dióxido de carbono al cuadrado.

Le pedimos que mañana les den un par de habitaciones mejores porque Peter Punk no lleva nada bien el dormir en un horno. Le recepcionist nos comenta que por la noche refrejca, que no se preocupe y que mañana intentará buscar une autre chambre.

Essaouira es un pueblecillo costero de la parte atlántica que rezuma buen rollo y edad media dentro de la fortificación. Fuera de la medina se ensuma más a pejcao, gaviota y salitre.

Una vez nos hemos dao un garbeing, decidimos ir a cenar a los puestecillos de pejcao al laíto del puerto. En este país el mundo iluminación se lleva francamente mal. Me estoy dejando las dioptrías para leer cualquier asomo de carta o menú al uso. Deberíamos haber traído el faro frontal para poder distinguir un pelín las viandas.
Cenamos pejcao frejco-frejco y nos ponen amanida de acompaña-meng. Estoy en plan temerario, me pongo el mundo por montera y decido comer la amanida, con todas las consecuencias. Y todo deprisa-deprisa que nos chapan el garito.

Definitiva-meng hemos de revisar el mundo horarios porque esto de llegar derrapando a toas partes, no nos va muy bien.

Nos hemos informao y parece ser que en este pueblecillo, turístico a más no poder, sí hay posibilidez de meterse un copazo entre pecho y espalda, y ahí vamos.

Llegamos al bar en cuestión y nos sentamos en la terracita; apetece la brisilla que corretea por el lugar.
El dj nos ameniza con un recull de baladas del siglo XX que nos hace vomitar primero y dormitar sobremanera después.
Aproximadamente durante la hora que esperamos a que traigan las bebidas y un poco de hielo, se nos han pasao las ganas de todo, incluso del bebercio, se comprende que han ido a buscar el hielo a Alaska y no tienen línea directa de metro para llegar hasta allí.

Cuando ya hemos dado unos cuantos cabezazos, nos traen las bebidas. Los más avezados al sector vitivinícola constatan que la producción de vino local es una puta mierda y que hay que pasarse al rollo duro.

Como ya nos ha entrao la zozobra sueñil entre espera y tortura musical, decidimos buscar la experiencia alcóholica al día siguiente y largarnos a soballa.

Me planto en el sobre con ganas de lectura y me doy cueng que tengo los ojos pegaus a la página. Ya estamos en las mismas, escasez de luz. Quiero ser el toppobiónico, no lo consigo y me encasqueto el frontal para leer dos páginas y para que se me caigan los ojos rodando de sueño. Menudo mierda de intelectual estoy hecho.

A ver cómo amanezco mañana: a mí el mundo ensalada y copichuel me han dejao la mosca cojonera detrás de la orejota y la luz cegato tipo topo.

Toppoquejicoso

armarse de paciencia


Por la mañanita recogemos bártulos. Ya empiezan las cosas a multiplicarse y a hacer más bulto de lo normal y no me caben en la mochila, cagoentó ya hombre. Refunfuño. Pego cuatro puñetazos a la susodicha, me siento encima y cabe tó.
Comparao con Potter que es el colmo del orden, todavía me doy más rabia a mí mismo. Lo mío debe ser la teoría del caos.

Nos dividimos. La Niña de los Dedales, VacacionAlf, Campanilla y Peter Punk se van a por los paquetes de accesorios que la Niña compró ayer. A mí me da la impresión que ha comprao como pa el Cutre Inglés pero como no tengo ni puta idea de comercio al detalle, mi opinión no la mento.

Potter y yo volvemos a cambiar panoja y a hacer unas compras tontas del tipo: corta-molusquitos, pinzas pa recogerse uno el pelamen porque me ha crecío el pelo, parezco un teleñeco y no veo ni guarra.
Vamos ya por el cuarto puto cortamolusquitos que compramos. Cada vez que embarcamos con el petate al hombro, lo dejamos en tierra, y cuando llegamos a destino tenemos que comprar otro. Así que tengo una colección de cortamoluscos en casa que en nada voy a abrir un uñas a mil de ésos.

Cuando el batallón de accesorios llega al hotel, recogemos todo, repetimos operación de grand taxi de la primera nuit y nos lleva a las oficinas de alquiler de run runeo.
Seguimos con el horario nuestro local puesto, está cerrao. Hay que esperar hora y mierda. Cacotas.

Nos vamos con las maletillas al hombro hasta el bar más cercano a simplemente estar e intentar no escalibarse uno más de lo que ya está.
Comemos y llega la hora de ir a hacer la gestión de los coches.

Realmente aquí la prisa mata y yo en breve voy a matar a alguno de los de la oficina porque me pongo nirvi de verlo todo al ralentí. Mira que lo teníamos práctica-meng atao por internet, pues con todo y con éso, nos hemos tirao casi dos horas más en la oficina cerrando la gestión. Y por si fuera poco, una vez nos hemos pirao del rentacar, caemos en la cueng de que le han endiñao a Peter Punk un coche con la dirección jodida. Así que toca volver a la oficina para que nos cambien el coche de nuevo. Tócate lo que no suena, y vamos a tener tiempo de tocarlo varias veces.

Peter Punk se ha empreñao con razón porque le cambian el coche, sí. Que funciona bien, sí. Pero ahora es un coche de liliputiense, no le caben las piernas y no tiene radio. Él quería seguir la lista de los 40 principales marroquíes que parece que son lo más. Lo coge igual y ponemos rumbo a Essaouira.
La mierda de la gestión del coche nos ha hecho perder como tres horas, el tiempo que tardábamos en llegar allí.

Mientras esperábamos a que le dieran el coche de repuesto a Peter Punk, han aparecido una pareja de pijos: ella anoréxica y tan morena que se le ha cuarteao la piel y él con el pelo larguito así medio ondulao, polo de color amarillo limón pa que se vea lo morenazo que está y asomando curva de la felicidez pa compensar a la otra, que se la va a llevar el viento. Y como se descuide la aplasta y la deja como un sello de colección.

La Niña de los Dedales, toda solidaria, ella, les comenta que no se dejen enchufar el coche que acabamos de cambiar, que es una basura, etc.
Los hipijos estos la miran primero contrariaos y luego con aire de condescendencia y sonrisilla que asoma por la comisura de los labios y le dan las gracias.
Al cabo de una hora de estar en ruta, nos han adelantao con un 4x4 de puta madre y nos han saludao. Cabrones.

La ruta hacia Essaouira es una auténtica caña, hemos pasado varios pueblecillos perdidos de la mano de Dios y hemos visto estampas dignas de la época medieval. Abuelillo andando al lao de un borrico que lleva al nieto, tós andrajosillos. Dan ganas de apadrinárselos y llevárselos pa casa y meterlos en la lavadora con centrifugao y todo, programa largo.

Con tanto retraso nos hemos perdido la puesta de sol de Essaouira, hemos llegao rozando el larguero, que aun da más por el saco. Como dormimos dentro de la medina, nos toca dejar el coche aparcao al ladito de una de las entradas de fuera, dónde hay un montón de pillulis que te guardan el coche, previo apoquina-meng de 10 dirhams = 1 jiro.
El mundo pilluli crea gran conmoción en el grupo y estamos un rato debatiendo de si les confiamos los carros o nos largamos a otra parte y si no encontramos sitio, nos lo aparcamos en el orto. Así que como ninguno de nosotros tenemos espacio suficiente en el mismísimo, los dejamos ande están.

Cansaos ya de tanto trajín y discutir, nos largamos pal riad.
A ver si esta vez he hecho bien la reserva. Las piernas vuelven a hacerme higo hasta llegar a la recepción.

Topponomefíodemímismo

domingo, 8 de agosto de 2010

De choping


After lunch, momento de dispersión: Campanilla, La Niña de los Dedales y yo nos vamos en busca del negocio del siglo dentro del mundo complementos.

VacacionAlf se pone en modo "stand by" y se larga a dar un rulillo en busca de chuvinirs para la familia.
Potter y Peter Punk se aventuran por la ciudad explorando lugares y gente a la que fotografiar bajo peligro que alguno se dé cuenta y les ponga el careto mirando a Cuenca.

En el sector maniroto iniciamos un periplo en busca de fabricantes de bolsos.
Antes de entrar en la botiga, nos preparamos cada uno en su rol:
La Niña de los Dedales se presenta como empresaria emprendedora, locuaz y negocianta. Campanilla se posiciona como inspectora de calidez y yo intento hincharme y parecer más alto y grande para hacer de poli malo, no cuela y parezco el pringao de costumbre.

La primera en la frente: está todo a precio europeo y son duros de cojones a la hora de regatear. La Niña de los Dedales por mucha perífrasis verbal que le meta al discurso consigue poco en el pulso. Estoy a punto de sacar el bate de beisbol para intimidar, pero mis compis me convencen de que la violencia no es la solución. Campanilla me tira el bate a la basura y me da un abanico para entretenerme.
Visitamos otra botiga y el gentilhombre nos lleva de excursión a ver cómo y dónde fabrican los bolsos en cuestión. Una vocecita en mi cabeza me empieza a dar el coñazo con yuyitos por si no regresamos de tal lance.

Después de dar un callejeo por el zoco, llegamos a una casa destartalada, subimos unas escaleras más decrépitas aun y llegamos a un local de 2x2 donde el hermano y socio del gentilhombre nos da la bienvenida. Hace un pestucio a piel que echa de espaldas y nos cuentan cómo y qué fabrican. Básicamente lo que quieras.
Agradecemos la información y nos vamos.
Durante toda la tarde hemos estado entrando y saliendo de tantas botigas que he perdido la cuenta y recontraconstatamos que no hay puta manera de presionar con los precios.
Finalmente la Niña de los Dedales ha conseguido un pacto satisfactorio y sella acuerdo con un apretón de manos.

De camino a la plaza, punto de encuentro con el resto de la expedición, vemos unos fullares chachis que son lo más en la próxima temporada fashionil. Los queremos y empezamos a regatear. El titi de la botiga cuando le decimos que no pagamos más de 7 jiros por ellos, nos pega unos alaridos que ni la Castafiore. Le digo que no chille, que nos van a acabar echando del zoco por contamiñación acústica.
Nos dice que somos inhumanamente duras. Le decimos que sí y que "inshalá" y nos largamos con los fullares a otra parte.

Llegamos a la plaza. Menosmal porque parecía una tontería el ir a cotillear y nos hemos pasao como tres horas p'arriba y p'abajo andando. Las piernas me hacen higo.

Terraza de la tarde anterior. Festejo el hecho de que no haya tormenta arenil, ni alíseos, ni nada. Sólo achicharra-meng. Fanta naranja reconstituyente y ducha en el hotel pa refrigerarse y adecentarse.
Decidimos cenar en los chiringuitos de la plaza. No sabemos por cuál decidirnos, todos parecen Ferran Adrià (mala baba que tengo). Escogemos uno, nos sentamos, pedimos bebida y so pena de morir ahogaos con la humareda que desprenden las planchas, nos atiborramos a tapas marroquís. Lo mejor los pinchos y el cordero.
Ratificamos que el mundo ganga aquí es una puta falacia.

Nos vamos del chiringuito y VacacionAlf en su afán por descubrir un sitio molón y con birra, ha dao con una terracilla en donde podemos consumir néctar de cebada sin que nos escupan en un ojo. GeniAlf!
Uno se va como que más contento al sobre cuando ha podío mitigar el calor con un par de birrillas. Esto sí es asueto del güeno.

Toppoagradecíoyunpoquilloachispao

En busca del tinte perdido



Desayuno a base de café con leche, croissant, pan con mantequilla, mermelada y pancakes, así como que ligerito y típico marroquí.
Como sigamos así, voy a salir rodolando, recorrerme rodolando medio país y volver rodolando a casa.
Mientras desayunamos, nos preocupamos los unos por los otros del aspecto escatológico. Que si vamos poco, mucho o nada. Que si el cigarrito después del café es manita de santo... se coñoce que hemos roto el hielo. Es uno de los temas que al final toca hasta el más pintao, no nos engañemos.
Todos estamos bien. Collonut.

Nos hemos levantau con el ánimo de encontrar el zoco de los tintoreros.
Yo estoy pelín cagao, dada mi tendencia a que me sobrevengan arcadas y a echar la pota cuando se mezclan temas de olores nauseabundos. Tengo la puta mala suerte de tener la pituitaria demasiado sensible. Sé de buena tinta que al acercarse uno a la zona de curtidores y tintoreros el pestucio que suelta la piel que tratan es para apretar a correr y no parar. Y da igual que te enchufen menta por la tocha. Te mueres del tufo. Y punto.

Hemos empezao a andar, cruzamos la plaza, nos medio perdemos, nos encontramos y empezamos excursión por el mercado. Sigue haciendo un calor de mil demonios rojos y se hace difícil controlar la transpiración, lo que me faltaba para acabar de adobar, tú.
Hemos perdido el rumbo como cuatrocientas veces y no tenemos ni puta idea de ánde coño está el zoco tintoreril de marras.
La jodienda del temita es que cuando preguntamos nos dicen que "Oui, Oui", nos acercan a algún sitio, nos señalan "la bàs", nos piden pasta y nos dejan más colgaos que un fuet. Así un par de veces, con el agravante que hay unos cuantos chungos que nos siguen pa mangarnos hasta el tuetanillo. No vamos bien.
La Niña de los Dedales y VacacionAlf se han hartao de tanto mamoneo y se pegan media vuelta a cotillear por otro lao.
Peter Punk, Campanilla, Potter y yo seguimos en los trece de querer encontrar a los tinteros.
Andamos y andamos, Potter se pilla un bocata sardinas, seguimos andando y al final encontramos a los curtidores. Ni rastro de los tintoreros. Anda no, calla, calla, que los tintoreros aquellos de foto de quitar el hipo son los de Fez. Aquí curtidores y tira millas.
Doy medio paso p'alante. El catipén me tira p'atrás y mi cara, que es un poema, persuade a Campanilla de entrar a cotillear con los muchachos.
Así que nos hemos quedao Campanilla y yo esperando con un sol de justicia friéndonos el sesamen.
Una vez han terminao con la visitilla, sablazo mediante, claro, nos vamos a papear porque entre pitos y flautas llevamos pateando toa la mañana.
Desandamos el camino y nos topamos con VacacionAlf y la Niña de los Dedales y nos refugiamos del calor en un bar.
Se echa de menos una caña fresca-fresca para amenizar el remanso del guerrero. Aquí no venden alcohol. Y nos quedan todavía diez días por superar. Mierda.

Topposíndromedeabstinencia

sábado, 7 de agosto de 2010

toma de coñtacto


Tras sueño reparador y aseo matutino, nos toca lidiar con una cucaracha que está debajo de la puerta pensándose si entra o no. Entra. Grito (yo) y zapatillazo (Potter).
Me recompongo y nos reunimos con la troupe para dar cuenta de un buen desayuno en el riad y luego ¡venga! a patear por el mercado de Marrakech.

Chicharra de puta madre que le hace sudar a uno lo que no está en los escritos. Agradezco muy mucho el estar hospedaos muy cerquita del mercao, más que nada es que soy vago de mena.

Damos unos cuantos rulillos y la parte femenina del grupeto se queda encandilao a cada dos pasos. La niña de los Dedales ha venido con el rol negociante y quiere pillarse cositas para su cadena de tiendas (por si queréis cotillear: http://www.bartomeu-uribe.es/). Mañana le haremos de escoltas para hacer business.

Ha pasao un rato largo-largo y decidimos sentarnos en un bar a ingerir algo sólido y recargar baterías con bebida porque con esta caldufa, nos deshidratamos.

VacacionAlf pregunta por el meódromo y el dueño del garito, muy diligente él, lo manda unas cuatrocientas tiendas más p'alante a aliviarse.
Cuando todos hemos acabao, también queremos ir al excusado, así que vamos en tropel. El sitio en cuestión es una herboristería preciosa, fíjate tú qué casualidad que parece que nos estén esperando.
Y de golpe y porreta nos vemos todos en una salita rodeados de esencias, especias, aceites y demás, dos chicas con bata blanca y un señor ultramegaamable que nos va a hacer una demostración de las bondades curativas de una montaña de cosas que tienen allí.
VacacionAlf es la primera víctima en caer, como viene con el trancazo puesto, el señor le enchufa en todo el naso una especie de Vicks Vaporub natural que desatasca las fosas nasales mejor que el salfumán.
A continuación, le pega repasillo postural y le enchufa a una de las chicas para que le haga un masaje.
Al loro troupe que éstos saben latín.
No me extenderé con la añécdota, sólo diré que los seis pasamos por las manos de las masajistas, ensumamos el vicks vaporub, nos embadurnamos de ámbar y acabamos apoquinando una pasta con ungüentos que ya ni recuerdo cómo tengo que usar.
Nos despedimos tós embadurnaos y nos vamos a la plaza Djma el Fna a ver el ambientillo desde una de las terrazas.
Resulta que se ha girao un vientecillo tormentoso y calenturiento que arrastra consigo una cantidad de arena importante. Con los ungüentos que me han puesto en la herboristería acabo pareciendo una croqueta. Menuda tormenta de arena guarra, joder. Me atrevería a decir que es uno de esos vientos alísios de África que cuando aparecen por Barna nos fríen en un santia-meng. Aquí corregío y aumentao.

Cuando oscurece, la plaza se convierte en un lugar que emana colores, olores e iluminación. Aparecen un mogollón de puestecillos para cenar, de tiendecillas de zumos, puestos de caracoles, frutos secos (de éstos huyo como de la peste, no vaya a tener los mismos efectos que en el capítulo de mímesis) y un montón de ambiente con cuenta cuentos, titiriteros, vendedores de agua, encantadores de serpientes y músicos.
Mola mazo pero se acumula una cantidez de chungo por centímetro cuadrado que fa por. A la que intentas acercarte a un grupo para ver algo, te circundan (que no te circuncidan) tres o cuatro individuos de lo más sospechoso.
Ni mentar quiero (aunque lo haré) lo MEGABORDES que se ponen con el tema de sacar una foto.
A mí me da lo mismo porque como fotógrafo no tengo ni presente ni futuro, pero Peter Punk que ansia ser reportero del National Geographic lleva un cabreo de tres pares de pelots.
Así que después de cotillear un rato, nos largamos a cenar. Hemos escogido un restaurante recomendado por la "loli-planet" y la verdez es que el sitio es guapísimo, lástima que nos hacen comer como los pavos. Hemos llegao con horario nuestro local y aquí chapan mucho más pronto, así que hay que meterse el cuscús y el tajin hasta por las orejas para acabar a tiempo. Stress gastroñómico. No nos va muy bien.
Mañana hay que estar alerta con los horarios y no dejarse llevar por los cantos de sirenas de los comerciantes porque si no, estamos perdidos y arruinaos en un tris.

toppoaladefensiva

viernes, 6 de agosto de 2010

bajarse al moro


Armado con petatillo a la espalda, ya estoy preparao para la aventura marroquil. Nos presentamos puntual-meng en el aeropuerto, facturación y deambula-meng por la terminal 1. Se ve toa limpita y nueva. Gustito que da.

Parece ser que eso de pillarse vuelos a medianoche es una jodienda, se coñoce que vienen con retraso, así que nos toca esperar un par de horas más, cojonudo. Vamos a llegar pa comernos las uvas.
Durante la espera, la Niña de los Dedales nos ameniza con juegos de adivinanzas y Campanilla y el mendas caemos en la cueng de que estamos en babia y no damos una. Qué se le va a hacer, uno aunque medianamente espabilao, nunca ha sido un hacha en el arte de las adivinaciones.

Mientras aguardamos a que nos digan que por fin ha llegao el avión, también nos hemos congelao de lo lindo con el aire acondicionao que está a menos dos, cosa que ayuda a potenciar el trancazo que VacacionAlf ha decidío traerse consigo. Que dices, mira que hay cosas que traerse de viaje, pero así sin pensar, no hubiera escogío mocos como acompañantes.

Una vez estamos ya en la cola de embarque, salta una espontánea berreando como una posesa. Se ha rebotao con la azafata y no hace más que solicitar cena gratis para todo el pasaje. Lo flipamos porque sabíamos de antemano que con low cost y volando a las mil de la mañana, no nos iban a dar ni las gracias.
La personajilla ha dao como cuatro o cinco rulos entre las colas a voz en grito, tacones de diez centímetros puestos y carreteando la maleta. Seguimos sin comprender y nos ensumamos que la van a dejar en tierra, por desequilibrada.

Por fin embarcamos, y yo, que me cuesta dormir en los aviones, he caído en un sopor contumaz, con boca abierta y babilla. Vergüen.

Arribados a tierra firme de Marrakech, procedemos con el intercambio de nineros, asalto de los taxistas para sablearnos nada más llegar, regateo. No hay acuerdo. Hasta que viene uno que nos hace un precio guay para los seis. Hacinándonos todos en lo que llaman un grand taxi. Será grande, pero yo pringo, me toca ir en la falda del Potter, tan recogío que parezco un ovillo. No me va nada bien.

4 A.M. nos deja en la puerta del riad que hemos escogido pa soballa. Llamamos a la puerta. Nos abre un muchacho en estado de duermevela, o eso o se ha fumao tantos canutos que va sonámbulez.
Le digo en mi francés patatero que tenemos la reserva a mi nombre. Empieza a repasar papeles. No salgo. Regardea otra vez, nene sil te plait. Nasti. Congoja que me coge.

Le repito mi nombre y le digo que hice la reserva para el día 6 y como me dí cuenta que volábamos de noche y que llegábamos el 7 a las 01.00 AM, les volví a escribir para informarles. Dieron por hecho que entrábamos en el hotel el día 7 por la mañana, tócate los mondongos. No doy crédito. Dentro de mi lógica roedoril, si hay un malentendido con los mensajes, antes se recontraconfirma. Constato que no es la manera de faire de estos lares. La Niña de los Dedales que domina la lengua francesa que es un primor, le dice que ok, que espabile, que son las cinco de la matin y que nous voulons un solution maintenant.

El tío se atabala, le dice que es nuestro problema y pretende que nos quedemos tiraos en la calle. Cosa que nos hace puta gracia porque antes de entrar en el hotel, se nos ha acercao un pilluli puesto hasta las trancas que nos ha dao yuyito.

La Niña de los Dedales le dice que no se equivoque, que mire bien que seguro que tiene chambres para los seis. Nos dice que hay una reserva de tres habitaciones para una familia que no ha llegau todavía y la Niña le suelta que si la familia tenía que llegar a esas horas, ya hubiera llegao, que nos dé la habitación y que on parle demain.
Le hace caso y nos da las clés para las chambres. Menosmal porque a estas alturas yo ya me hubiera suicidao en la fuente del riad.
En las habitaciones hay unas cucarachas bailongas que nos dan la bienvenue, zapatillazo, repaso de que no hay más blatodeos, ni coleópteros de visita y a momir.
Sueño reparador para iniciar visita al día siguiente.
Doy gracias a la Niña de los Dedales que tiene un par de huevos y se ha impuesto de una forma elegante a la par que firme. Y también me doy un poco de cabezazos a la pared por no haber constatao la reserva doscientas veces.
Toppodistraído