miércoles, 21 de diciembre de 2011

curiosidades sobre gipsy queens, chinorris y paquis


Aprovechando la bienentendida del acueducto que se nos plantó aquí el mes de diciembre, y teniendo en cuenta que estábamos a medio gas, pendiente de clientes y de estiras y aflojas varios, tuvimos que quedarnos por estos lares, así que uno de esos días tontorrones decidirnos darnos un rulito para ver la variopintez del mercat dels encants vells.

Así que nos vestimos y nos dirigimos hacia allí Potter, Taila y el menditas escribiente.
Atacamos el mercat por la zona oeste, que da a la diagonal, nos damos cuenta que así de paseo matutino, nos queda a tiro de piedra de casa.
Decidimos estar de garbeo y otear si hay alguna pieza que nos interese para el museo de los horrores o lo que convenga decorar. A Potter le entra el sirocco de café por la vena así que después de dar un par de rulos entre peña multi-color y multi-olor, nos plantificamos en el bar-café de dentro del mercado.
Nos atienden muy amablemente, una chica que si no se ha dejado los brazos como un colador en otra época en plan dame veneno que quiero morir, poco le ha faltado. Ahora lo tiene todo cubierto de tatuajes y no voy a ser yo el que se ponga a revisárselo.
Una yayuli que está ahí con su hijo tomándose su sol y sombra, mano a mano, se enamoran de Taila y como son todo amor gossuno, intentan darle medio croissant. Agradezco la iniciativa, aunque les digo que se corten un poco porque si no, les voy a hacer recoger el desatino intestinal de la perra y lo van a flipar.
Potter se ha rehecho con su cafeína y seguimos de circunnavegación por els Encants.

Damos con el hocico en una tienda de artículos para perro, Taila está literalmente cogiendo carrerilla para tirarse encima de los almohadones. El propietario, muy amabilidoso él, nos dice que la atemos en corto. Nos enseña un colchón moloncio hecho de tela tejana que tiene una pinta de confort de la rehueva. Taila nos mira con ojillos de sí quiero y nos dejamos convencer.
Seguimos para bingo, y cuando hemos terminado con el interior del mercado, salimos a la calle donde están todos los tenderetes de braguerío y calzón nacional. Un espectáculo polícromo digno de un caleidoscopio.

Estoy en plan observatorio cuando de repente una gitana salida de la nada me dice: ¡ay paaaayo! mira este perfume de Chanel, me lo he encontrao, para tí vainte lauroh. Le respondo que no llevo panoja y me suelta. Venga va, te lo dejo en dié lauroh. Me entra la risa floja y me voy.

Hacemos un repaso de los puestecillos de mobiliario en busca de nada en concreto, entramos en tiendecillas de viejo que creía perdidas en los anales de la historia. El personal no tiene desperdicio.
Volvemos a pasar por la calle del braguerío nacional y veo a la gitana enchufándole por los ojos el Chanel a otra persona humana, ha subido el precio. esta tía es una hacha, hace ¡chas! y aparece a tu lado, como la canción aquella socarrona de hace doscientos lustros de Alex y Cristina, lo mismo.
De repente aparece la munipa y ella se esfuma por arte de birli birloque, ríete tú del mago Tamariz.

Nos entra la gazuza y un poco de agobio también porque el mercado se ha puesto de bote en bote. Decidimos volvernos para casa, almohadón gossuno en mano.
Cerquita de casa, a Potter le coge ataque de sanote y decide entrar en la frutería del chino que nos han plantificado cerquita, cerquita. Me quedo con Taila, esperando fuera reposando las nalgas en el suelo.
Al mismo tiempo que ha entrado Potter en la frutería, también se ha acercado un matrimonio de mediana edad a hacer su compra. El hombre adopta la misma postura que Taila y yo, pero sin perro. Raro. La mujer está como pez en el agua llenando bolsas de fruta y verdura.
El chino feliz se mira al tío y le dice: ¿mandalina? ¿nalanja? ¿melón? a lo que el pavo le responde: ¡Melón tú!
El chino ríe sin comprender y el señor se ha quedado ahí palplantado con actitud chulesca. Estoy por enseñarle a Taila que levante la patita y le mee encima, pero su genética femenina no se lo permite, así que le espeto Jau coloma! y cambiamos de tercio.

De mientras y para no acabar pegándole un piñote al pájaro ofende chinos felices, me dirijo al paqui que está al ladito, el recurso fácil del vago que  no planfica compras culinarias, o sea: yo. Ato a Taila en un árbol, cosa que no me gusta un pelo porque por ahí pasa el bus afeitando las pezuñas del personal. Me doy prisa, me pillo un par de cosillas y la paqui en cuestión está enganchada a un culebrón que tiene una pinta de darle de comer aparte.
Está ensimismada en la pantalla, se hace la picha un lío para cobrarme a cero por hora. Cuando ya me ha dado el cambio, mira lo que he cogido, pilla una bolsa pequeña, no cabe todo, lo quita, coge con esa filosofía de la prisa mata una bolsa más grande, la electricidad estática hace de las suyas y la bolsa no se abre y ella con los faros enganchaos en la pantalla de la tv.
Se me empiezan a erizar los pelillos de la nuca, le agarro la bolsa y le digo: disculpa por interceptar tu culebrón eh? ya veo que en tu diccionario no aparece la palabra prisa.
Salgo, Taila está tranquilica, el 45 no le ha limado nada.
Potter se reune con nosotros, parece Carmen Miranda y el chino se ha quedado más feliz que nunca porque Potter se ha dejado una morterada en vida sana.
Encaramamiento de cuatro pisos con Mercabarna, la gossuna y el aplec de la paqui.
Intento de relajación que queda en agua de borrajas cuando Potter recibe una llamada de sus inquilinos diciendo que el calentador ha petado y se está inundando el piso. Corre, corre que te pillo. A ver dónde encontramos un ñapas que instale calentadores.
Ahora es cuando se agradecería una aparición de ésas por ensalmo de Ayyy payo, me he encontrado este calentador nuevecito, nuevecito. Vainte lauroh...
Pero nasti.
Este tipo de eventualideces son las que te joden los pocos planes que tienes de relax, te descuajeringan la agenda y la economía, que prou achuchada está.

Toppo con traje de buzo

martes, 20 de diciembre de 2011

Cena de navidad con los másters del universo

Lo sé, tengo el melaxufla abandonadito.
Para paliar un poco tanta ausencia internáutica sideral, voy a relatar la cena de navidad que tuvimos con el grupeto del máster del universo.

Nos emplazamos en un restaurante griego del born que muy diligentemente nos había gestionado Advertising girl.
Me pido una caña y tras recibimientos, besos y abrazos varios, bajamos a la parte sur del restaurante.
Como somos ciento y la madre, tenemos mesa larga, cosa que es de lo más habitual pero que recoñozcámoslo, llega a ser un poco coñacín porque te enteras de lo que dicen los de al lado y ya. Para llegar a pillar la conversación de la otra punta, necesitas orejas de pàmpol o en su defecto: Trompetilla al uso o Gaes.

Pequeñeces aparte, nos reímos un rato con la elección del menú. Con el primero no tuvimos que pensar, cosa que se agradece porque un sábado por la noche uno ya no tiene la neurona bien enfocada. Y con el segundo, cuando empezamos a ver la cantidez de ingredientes de los platos y por aquello de no perder pistonada en la conversa, en una lectura en diagonal, creo que muchos de nosotros escogimos el plato más coñocido: moussaka.

Cenamos bien y de mientras, para amenizarnos el cotarro, el maestro de ceremonias,vamos a llamarle Zorba, nos casca a tó meter una típica canción griega. No contento con ello, Zorba hace saltar al centro del salón venido a escenario a un ayudante de sala, vamos a llamarle Giorgio's y nos hacen una performance típica del baile griego. Todos batiendo palmas.
Cuando terminan discurro para mí mismo si tirar los platos al suelo, pero como están llenos, creo que quedaría feo y me contengo, aunque ganas no me faltan de hacer el gamberrote un rato.
Transcurrida la performance, Zorba y Giorgio's que están de subidón, sacan a bailar a peña de varias mesas, a las que se unen Lostintranslation, Advertising Girl y La nena de les llambordes. Se nos animan tanto que acaban dando saltos y haciendo piruetas en un devenir: izquierda-derecha-derecha-izquierda. Muy Andros todo plegado.

Vamos terminando de cenar y ya nos hemos pimplao unas cuantas copillas de vino. Yo no he podido con la Mussaka, creo que ha podido ella conmigo porque se ha solidificado a lo ladrillito en mi estómago y no percibo que vaya a realizar ningún tipo de actividad durante un rato.

Empezamos periplo nocturno en busca de un bar que han recomendado a Missis Lupas, en su jerga se llama el botellín y no hay puta forma de encontrarlo. Damos unas doscientas vueltas por el born. Agradezco que el barrio sea de tamaño reducido porque mete una rasca del carajo y se me está congelando hasta el arco de triunfo.
Así que finalmente, hacemos caso a Orador nato y nos arremolinamos en un bar del fosar de les moreres.
Empiezo diatriba interna sobre si pedirme un juanantonio y seguir aferrado a mi costumbre o si por el contrario, hacerme con una tónica a ver si la mussaka asesina deja de agobiar. Como soy un toppo tradicional, me inclino por el juanantonio.

Nos posicionamos en la barra Lostintranslation y el mendas y la pájara del local nos sirve perdonándonos la vida y casi que escupiéndonos en un ojo. Digamos que por estos lares el servicio sigue siendo una mierda.
Conseguimos nuestros espirituosos y nos damos cuenta de que se ha iniciado la sesión de fotos, todo un clásico en nuestras reuniones masterianas del universo.
Posamos. Para el glamour que rezumamos yo diría que nos hace falta un photo call.
Advertising girl nos da unas lecciones de cómo posar para parecer más esbelto y delgado. El secreto radica en enseñar clavícula y constreñirse hacia adentro, a la vez que pones morritos. Es difícil de cojones.

Missis Lupas, El sintético y yo decidimos salir un ratico a tomar el aire y estamos departiendo un rato mientras nos fumeteamos un piti. La conversación es de lo más amena pero llega un punto en el que unos vecinos que están como una puta cabra, no dejan de berrear por la ventana y el amo del bar nos aconseja entrar dentro porque está a punto de llegar la munipa.
Así que como cada uno tiene su pasado, decidimos mantenernos lejos de la autoridad.

Estoy a medias de mi juanantonio cuando se decide cambiar de rumbo e ir en busca del puto botellín otra vez. Missis Lupas me insiste en que me lo acabe, pero la mussaka asesina se ha agarrado a mí de una forma inexplicable, así que no lo puedo terminar ni empujando. Malaguanyado.

Peregrinaje de nuevo, al final caemos en la cuenta de que el botellín va a ser el copetín. Hacemos un veni, vidi, me agobio y no vinci. Está a reventar de peña y no nos podemos mover. Nos largamos.
Al final decidimos plantificarnos en el suborn. Para entonces, han abandonado la madre nodriza: Orador nato y El espíritu de la golosina.

Entramos, hay poca peña. Se genera un degoteo del grupeto para ir al baño, creo que van a utilizar el secamanos para descongelarse de formá más rápida.
El suborn hace ya mil lustros que no es lo que era. A mí me hace especial gracia la pantalla que tienen al fondo donde se proyectan siluetas de tres guarronas bailando en bikini a lo gogo.

Aupa Donosti y yo entablamos conversación que habíamos dejao a medias al salir del restaurante; es lo que tiene ser ciento y la madre, que las charlas quedan como cortocircuitadas.
Me congratulo por Aupa Donosti que ha hecho diana por tercera vez y está esperando retoño a la de ya. Me cuenta que después de salir de estado shock está megacontento, y se nota.
Aupa Donosti me pega una colleja porque hace tiempo que no escribo en el melaxufla. Le digo que para el éxito que tiene tampoco vamos a rasgarnos las vestiduras y me increpa con otra colleja: Toppo, la gente es muy putas. Si les gusta poco, te comentan, si les gusta mucho, no dicen ni mú. Así funciona la cosa en el mundo virtual...
Continúa dándome unos valiosos consejos en plan literato que guardo como oro en paño y además, también se me hincha un poco el ego, así que entre la musaka y Aupa Donosti, salgo pesando doscientos kilos de más.
Ha aparecido un ente con unas gafas multicolor iluminadas que son de traca, un marciano que ha perdido su rumbo, sin duda. Cineaddict y yo nos descojonamos y entretanto, el resto de la troupe está haciendo imitaciones de los bailes de las gogós. Dan en el clavo. Hacen la competi a las guarronas de la proyección con mucha más categoría. Todavía hay clases.
Hacemos llufa en general y manifestamos ganas de recogimiento, estamos tan cerca de fiestas que a todo el mundo se le han acumulado eventos agendiles y no podemos estirar más la marcheta.
Doy gracias por no alargarnos más, básicamente porque la mussaka asesina se ha quedado conmigo a perpetuidad y llega un punto que no me puedo mover. Con todo y con eso me he pimplao el segundo juanantonio. No he considerado las consecuencias matutinas que, por cierto son devastadoras.
Al día siguiente me ha despertado Manolo el del bombo; hacía tiempo que lo tenía en paro y el tío se lo ha cogido con una afición que no gano para ibuprofenos.
Aunque me da lo mismo, volvería a repetir. Me lo he pasado muy bien. Es un gusto contar con un grupeto tan variopinto y divertido.
Gracias masterianos.
Mis mejores deseos topponavideños a todos.


lunes, 19 de diciembre de 2011

el pelotazo


Hace cosa de un mes, salgo yo todo digno de mi kely y me voy al parque a que Taila se desfogue un rato con los suyos y yo, a darle a la sinhueso con los coleguitas.
Hasta aquí todo correcto, estamos departiendo la mar de bien con La arqueóloga Indiana echándonos unas risas; a tres metros nuestros está Andreotti vigilando a los gossunos y jugando a tirarle la pelota a Taila.
Cabe decir que Taila está obsesionada con la esférica y cuando encuentra una víctima a la cual le parece graciosa, la tía no hace más que ir y venir para estar correteando con la bola en la boca.

En fin, que está Andreotti pelota p'arriba, pelota p'abajo cuando de repente: ¡ZASKA!. Me da en todo el ojo.
Mi acto reflejo es taparme la cara y echarme a reir. Lo gracioso del tema es que al día siguiente he tenido el honor de ser invitado a la fiesta del bodorrio de Aquí para allá contra Amargo y claro, uno espera llevar su mejor jeto al evento y no parecerse al hombre elefante.

Me tiemblan las piernas del pelotazo que me han arreado y veo puntos de colores. La arqueóloga Indiana se ha quedao estupefacta con la puntería de su maromo Andreotti. Y yo me temo que ni con un quintal de hielo, ni con masilla a lo bestia voy a poder mitigar el efecto porrazo. Potter que se había sentado a charlar con no sé quién en un banco, ni se ha enterado.

Cuando consigo abrir el ojo, veo a Andreotti pálido y con cara de acolloni-meng. Le digo que no se preocupe, que no me ha desmontado y que en peores plazas hemos toreado. No me cree y le pide a su mujer un cigarro de lo angustiado que se ha quedado.

Los Lolo's me miran por arriba y por abajo para ver el efecto porrazo y me dicen que se me ve bien. Estupendo: todavía no asusto al miedo.

Recogemos bártulos y nos vamos para casa: pongo la cabeza en el congelador un rato.
Cuando ya no me siento nada de nada, Potter me saca del congelador. Me dice así todo flemático que no doy yuyu y que no me preocupe, la gente tampoco va a ir a verme a mí. Lleva razón, así que me relajo.

Al día siguiente hacemos lo habitual del findesemaneo: el perro, hasta que nos encontramos para cenar con el Sarcastrómetro y el Chicarrón del Norte. Nos vamos al Can Kenji a papear japonés, un restaurante que nos han plantificado cerca de casa, coquetón y bueno.

Nos deleitamos con un pica pica-delicioso y para no cortar la inercia del fin de semana, va y me tiro una copa de vino por encima. El Sarcastrómetro me comenta que no tenemos tiempo de cambios, que seamos prácticos, y que de noche todos los gatos son pardos, así que con dos cojones me voy con el ojo magullado difuminao entre el megacurro de técnica de sfumatto que he tenido que realizar en la sesión de chapa y pintura, y con el sayo hecho un lamparón.

Cuando llegamos, y gracias al efecto del vinacho, paso de todo y es cierto, nadie ha reparado en que el hábito está hecho unos zorros. Me pregunto qué nivel de alcoholímetro ha alcanzado ya el personal.
De Aquí para Allá y Amargo están que se salen de contentos, nos hacen recibimiento como buenos anfitriones y nos dirigen hacia el mundo barra, para que pillemos la misma frecuencia modulada que el resto de asistentes.

Me camuflo entre la peña, de algo me ha de servir el ser bajito y pasar desapercibido.
Se me ha olvidado pedirle a Amargo que me cuente un chiste, es lo que le pido cada vez que nos vemos y es lo que al final nunca nos acabamos contando. Nos descojonamos igual.

Potter y yo entablamos charla con el Expatriado y La senyoreta triatlónica. Nos cuentan que están en plan abstemio porque al día siguiente se van a correr una cursa del copón bendito. Les contamos que estamos en conversaciones con nosotros mismos para decidirnos y entrenar de forma seria y apuntarnos también a cursas varias. El Expatriado y La senyoreta triatlónica ponen cara de poker. Asumimos que no tenemos ningún tipo de credibilidad pitillo en morro y copa en ristre.

El Sarcastrómetro nos avisa de que va a hacer una incursión a la pista de baile y allí que nos vamos. Nos marcamos unos cuantos dancings y le comento al Sarcastrómetro el temita de la cursa: todavía se está riendo ahora.
Nos avisan de que hay sorpresa visual para los contrayentes y salimos a la terraza para ver el espectáculo: un recorrido por la vida de los dos tórtolos.
Como nadie mira ahora, a poco que puedo, me pillo un cubito de la copa y me lo pongo en el ojo para controlar la hinchazón del día anterior.
Entre dancing, copa, canapé e intentona de cursa, se nos ha hecho tarde ya, así que nos despedimos del dueto que son todo carisma y risas.
Decidido, a partir de ahora voy a salir a la calle con casco.

Toppomagullao- lamparoneao y camuflao

viernes, 7 de octubre de 2011

international melaxufla hot spot







Estaba yo por aquí, cotilleando el mundo estadístico éste de las visitillas al melaxufla, y cuál es mi pasmo, cuando veo que tengo visitantes que proceden de Rusia, Ucrania, Indonesia y China.

Sin duda deben haberse equivocao, porque aquí no se escribe ni en cirílico ni con carácteres chinescos.
Bueno, al menos, éso creo yo.
A saber qué coño significa melaxufla en ruso, bahasa o chino. No, quita, quita, mejor no saberlo.
Prefiero mantenerme en la ignorancia, que empieza el fin de semana y no tengo ganas de que me estalle la testa por demasiada ingesta de información.

Pues nada más, por ahora. Buen fin de semana. Y si estás en México, USA, Argentina o Canadá, además de los de aquí: gracias por la visita, thanks for the visit, spasiva, namasté, swaddika, etc...
Espero que os guste, y si no; pas de problemo: me la xufla.

Toppo sin fronteras international hot spot (me parto, me parto)

miércoles, 28 de septiembre de 2011

los que tienen que servir


Retomo actividez melaxuflil para relatar, algunos acoñtecimientos acaecidos estas dos últimas semanas.
Hace un par de jueves quedamos con l'Amantdelteatre, M'encantalafesta y Etmontounpollastre para ponernos al día de sendas actividades lúdico-vacacionales-ociosiles y aprofitando la bienentendida de que todavía estamos de veranito y de que de un momento a otro nos empezarán a chapar terrazas, nos trasladamos al mirador del migdia.

Tan pronto llegamos, oteamos el panorama y vemos que todas las mesas que dan a la parte chunga o sin vistas, están pilladas, por lo que decidimos pillarnos una en la parte guay o con vistas al puerto.
Denotamos que están preparadas para cenar, pero como son las ocho de la tarde y no hay casi peña solicitante, pensamos que si nos apoltronamos ahí un ratico, tampoco va a pasar nada.

Potter hace mutis por el foro porque se ha olvidao el fumeteo en el carro y M'encantalafesta y Etmontounpollastre, se van a por la bebida.
L'Amantdelteatre y yo nos quedamos guardando la mesa y charlando, al minuto de estar ahí, se nos acerca un camarero güei  y nos indica que esas mesas son para cenar.
Nos pregunta si vamos a cenar, le decimos que no lo sabemos todavía, que el resto de peña está pidiendo y que todas las demás mesas están pilladas. Nos dice que nos lo pensemos güei,que no mames güei y se larga llevándose una silla con él, sin importarle si somos 4 o 5 los que vamos a ocupar esa mesa. Parece que Potter va a tener que sentarse en el suelo. El niñato güei rezuma amabilidad por los cuatro costados.

Llega Potter, me pregunta si no había cogido una silla antes y si alguien le está haciendo luz de gas. Le digo que nadie hace luz de gas, que nos ha tocao un camarero un poco gilipollas y que se ha llevao la silla.
Llegan M'encantalafesta y Etmontounpollastre y plantifican las birras, patatillas y olivas en la micromesa. Se asoma el camarero güei de nuevo, esta vez el tono es más amenazador y desafiante que antes:
¿Habéis decidido ya lo que vais a hacer?
Cara de estupefacción y de no sé de qué collons m'estàs parlant de la parroquia.
Contestamos: No. No nos has dado tiempo a comentárselo. Acaban de llegar con las birras. ¿No nos podemos quedar aquí de momento y mientras decidimos? No hay nadie esperando mesa.

Nos cuenta que ese jueves ya no tenían que abrir, pero que han abierto para ver si cubren gastos, que él no tiene la culpa de que esas mesas sean para cenar, que nos vayamos al otro lado de una vez. Que si ocupamos la mesa a él no le habrá salido a cuenta subir a trabajar en moto. (¿?¿?)
M'encantalafesta le dice que se acaba de gastar dieciocho euracos en birras y que se la deje tomar en paz, o que le dé una alternativa.
El camarero se cabrea güei y se enroca de una forma absurda. Se inicia discusión entre M'encantalafesta, Etmontounpollstre y el camarero güei.

Etmontounpollastre hace una intervención corta aunque efectiva: mira güei: 1º a mí no tienes por qué hablarme en este tono porque yo a tí no te he faltado al respeto 2º te estamos pidiendo una alternativa y lo único que haces es echarnos 3º yo no vengo a contarte aquí los problemas que tengo en mi curro y te aseguro que te podría aburrir con ellos.

El camarero rebufa güei y nos deja ahí palplantaos cuando ve que se acerca el jefe. El jefe de la ceba, con la misma filosofía de servicio de mierda, cero capacidad de gestión y comunicación nefasta, nos vuelve a contar la misma monserga: Yo ya tenía que haber cerrado, pero he abierto hoy porque quería ver si se llenaría o no, pero claro, si no cubro gastos, bla, bla, bla... zzz
Se inicia discusión absurda de nuevo y finalmente cortamos por lo sano para decirle que nos dé una alternativa YA: nos la da, nos pasa a la zona chunga, antes llena y ahora no. Se saca hamacas de la manga.
Se podían haber ahorrao el tostón porque han quedao de puta pena. No volveremos más. Por cierto, menuda mierda de reputación le están granjeando a la birra que los esponsoriza: Pijo alternativo-Moritz.

Pequeño saltico en el tiempo, domingo mediodía, paseada por el born con el Sarcastrómetro, el Chicarrón del Norte, Potter, Taila la gossuna y los Vikingos y su churumbelita.

Nos dividimos con objetivo aposentamiento de trasero en terraza.Yo me he adelantao con Taila la gossuna, para ver si encontramos sitio en alguna pasada la zona de bullicio. Misión imposible y cansina de cojones.
El resto del equipo se ha largao por otra banda para hacer lo mismo. Parece que TODO el mundo se ha puesto de acuerdo en ocuparlas. Cabrones.
Potter y cía han tenido más suerte que yo, así que me toca recular y buscarlos. Toman posesión de una mesa en la terraza del Caliu en Allada Vermell, sí, sí, esa calle por la que pasea todo el mundo y nadie sabe cómo se llama.
Cuando llego y me siento, todos ya han pedido bebercio, menos Potter que está haciendo un viaje astral. La camarera brasilera me pregunta qué quiero y le digo que una clara, se va y al cabo de diez minutos, vuelve con la clara y nos pregunta que qué queremos comer, le decimos que no lo hemos decidido. Pone mohín de desaprobación. Se cansa y se larga, dejando a Potter con la palabra en la boca para pedirle la bebida.
Al cabo de un cuarto de hora viene y pedimos manduca. Potter le pide una coca cola, a lo que ella le responde: ¿estás de coña?
Lo flipamos.
Va trayendo la comida por fascículos, primero le toca a los vikingos y al Sarcastrómetro, luego a Potter y a  mí, y pasados tres cuartos de hora al Chicarrón del Norte que tiene el estómago en el subsuelo y de la indignación por la inoperancia de la tía, no sabe si hacer levantamiento de piedras con la brasilera o comerse la mesa.
La camarera brasilera se ha olvidao los pedidos en repetidas ocasiones, una crack del sector restauración. Para más Inri la comida no vale un chusquito, por lo tanto, tampoco volveremos más.
Ni que decir tiene que la propina se la están pintando al óleo.
Menuda jartura de peña que van de megamodernos y pseudoguais cuando no tienen ni puta idea de estar de cara al público.
Dios mío, ¡Cómo está el servicio!

Toppoexigente y poco que me quejo, coño ya!

viernes, 16 de septiembre de 2011

oratoria


Resulta que el 50% de las twins me llama hace unos días y me propone que vaya a su empresa a dar una charla sobre comuñicación. Le digo que sí, que me oriente un poco sobre lo que quieren que les cuente y quedamos en fijar fecha.
He estao preparándome el meeting a conciencia y ayer fue el día D.
Quedé con el 50% de las twins un cuarto de hora antes, por aquello de tenello tó bien preparao.
Pido botellita de agua o barrilete de coñac colgando del cuello a lo San Bernardo, que cuando me entra la verborrea, me deshidrato. Me facilitan agua. Mierda, no se fían.
Los asistentes a la reunión van llegando, atisbo caras soñolientas, pa mis adentros me alegro, así, si meto mucho la gamba, tampoco se van a enterar.


Empiezo la charla y parece que les he caído en gracia, voy haciendo la técnica del faro que aprendí en el máster. Mira por dónde, caigo en la cueng, de que algo sí he aprendido.
Me quedo con el jeto de uno que demuestra agobio contumaz, y que entra más de dos veces en su zona de confort. Espero que no sea  mi presencia, pero como nunca llueve a gusto de todos, que le den pol saco.

Estoy dando la chapa durante unos cincuenta minutos aproximadameng, pa mi sorpresa, no se han quedao sobaos pasiego encima de la mesa.
Mientras voy terminando, intento hacer memoria de qué me suena la cara del tío agobiao y no caigo, no caigo...
Termino. Ronda de preguntas. Pocas.
Mucha vergüen denoto yo por aquí. El capo da directrices a los pollos pa que hagan lo que tienen que hacer y se levanta la sesión.
Nos quedamos un rato charlandico con el jefe. Despedida y cierre.
Cuando arribo a casa, me viene un flash a la mente y ubico claramente al tío agobiao de la reunión.
Hace unos cuatro años, acudí con la ninja cumpleañera a la boda del 50% de las twins y el individuo en cuestión, estaba sentado en nuestra mesa.
Se pilló un pedo considerable y recuerdo que nos acompañó a la ninja y a mí a casa para cambiarnos el modelito bodorril por el de nocturnidez y alevosía. Y luego nos encontramos again con el resto. Le dijimos que tardábamos cinco minutos en cambiarnos.

Tardamos diez. Como resulta que era un agonías, lo encontramos en el bar de la esquina empinando el coding para no perder comba.
Así que la ninja y yo nos echamos unas cuantas risas a su costa. Básicamente porque acabó con la corbata a modo de diadema entre copichuel, bailoteo y copichuel.
No lo había vuelto a ver desde aquel día.
Me ha quedao la duda de si me recordaba por su pedo bodorril y le dió ataque de retraimiento, o si realmente la perorata que les solté le daba ganas de arrojar.

Por lo que a mí respecta, me comporté como un Toppo adulto: no me cogió ataque de vergüen, no tartamudeé, ni eructé en vivo; guardé la compostura como un buen profesional.

Y al abrir el ordeñata me encuentro un mensaje del 50% de las twins titulado: Olé.
Me he inflao y ahora doblo mi tamaño.
Me ha llenao de regocijo saber que pasar la noche previa sin pegar ojo por los putos nirvis, ha servido de algo.

Toppo orador

Actividad vacacional


Vuelvo al ataque del melaxufling, después de una eternidad de mutismo.

Este verano me he pegao unas vacaciones bien merecidas y Taila se ha empeñao en forzarme a hacer un cursillo intensivo de enfermería.
La muy perra ha tenido a bien regodearse en el mundo de la cagarrina, con lo cual, he desarrollao coñocimientos médicos a marchas forzadas. Con lo que todo esto supone: cada vez que nos la llevábamos corriendo al veterinario, viaje estratosférico a la cartera. Cojonudo.

Así que al estar de aquí para allá en modo vacacional, hemos ido dejando impronta por unos cuatro veterinarios distintos.

Resulta que la muy guarrona, de vez en cuando, tiene incontinencia cagarril y para adoballo, nos ha salido cropofágica. Y después de meterse el banquete, obviamente se encuentra de puta pena. Y yo, que he desarrollao instinto de papá gosuno protector, he estao pasando del desasosiego a la calma de forma cíclica.

En fin, que después de elucubrar con cincuenta millones de teorías distintas, a golpe de talonario, hemos dao con un profesional como la copa de un pino.
Tuve ayer la visita con el susodicho, es un doctor House a la veterinaria, te atiende él y 3 residentes más. Muy internacional todo, oyes (una residente de aquí, uno de Canarias y otra italiana). Al contrario que el personaje de ficción, muy amable y educativo él. Mr. House con 5 minutos de toqueteo y miramientos varios, parece ser que ha dao en el clavo.
Vamos a ver cómo responde al tratamiento.
Los fabricantes de papel de cocina me van a acabar haciendo la ola, no he ganao pa' scotex, kleenex y desinfectantes.
Agradeceré que deje de deposicionarse y vomitarse encima porque no he parao de cambiarme de uniforme: ora el de enfermero, ora el de marujón con fregona en mano.

Toppobotiquín

martes, 12 de julio de 2011

festivales, música y pintas de birra


Este fin de semana he sido partícipe del festival cruïlla. Esta vez, nos acompañaron M'encantalafesta, l'Amantdelteatre y Aprenentdeiogui que resulta ser la hermana de M'encantalafesta.
El viernes nos lo tomamos con cálmida-chicha y llegamos hacia las ocho de la vesprá. Allí nos reunimos con Campanilla y Peter Punk, fijos a este tipo de saraos, que ya llevaban un par de horitas dando rulos de concierto en concierto y de visiteo tasquil, birra p'arriba, birra p'abajo. Nos falta tiempo pa pillarnos los tiquets de la cata birral y empezar a calentar motores.
También nos acompaña Ojazos que ha llegao pelín más tarde, justo cuando le acabamos de dar el primer sorbo a la birreta.

Cabe mentar que este año encuentro el festival más hippijo que el año anterior, nos han maqueao una zona de chill out, la mar de coquetona, por aquello de estar degustando una birra y el aflaire de la depuradora a la vez.

Nos colgamos bastante en decidir a qué concierto queremos ir, y al primero que nos dirigimos es al de Antònia Font. M'encantalafesta está que se sale de contento, parece ser que ha comprao una botiga entera de chucherías porque no hace más que sacar chupa-chups, piruletas y chicles de su mochi.
Nos va enchufando chupa-chups y nos invita a mojarlos en la birra sentenciando: "així podràs dir que has mullat al cruïlles." El Potter, que se ha puesto en plan sommelier dice que el Kojac desvirtua el sabor de la birra y del juanantonio.
Me dejo llevar y lo bailo todo. De momento en plan de tranquis porque estamos esperando a Jack Johnson, un bé de Déu hawaiano: estiloso, cachetas y buen músico.
Cuando Peter Punk nos oye comentar cómo nos lo beneficiaríamos nos conmina a olvidar cualquier vil intención: el chaval está pillao y fuera de nuestro alcance. Dosis de realidez aplastante que ya sabemos, pero así de sopetón, como que te desinfla un poco.

M'encantalafesta no hace más que llenarme el vaso de cerveza. Intuyo una merluza del tamaño del yeti.
No sé qué hora es pero ya estoy harto de la birra, si tomo un poco más voy a ser un globo aerostático. Podría formar parte de la decoración del paisaje, por muy tentador que suene, paso millas.

L'Amantdelteatre me comenta que vaya con cuidao con los juanantonios que son mi perdición.Ya no me acordaba. Madre mía si lo son.
Nos hemos dejao la piel y las cuerdas vocales bailando y cantando con el hawaïano y ahora nos vamos hacia otros escenarios.

Ataque de visita lavabil generalizada y Campanilla, siempre acertada ella, apostilla que en ciertas ocasiones, sobretodo conciertiles de masificación, quiere tener una churra para poder mear en los conciertos.Asentimos.
Estamos tertuliando cuando se nos acerca un chico pidiéndonos un ibuprofeno. No llevamos. Le decimos que pregunte a los de Cruz Roja y empezamos a dilucidar para qué cocktail explosivo querrá éste el ibuprofeno.O nos ha visto cara de yonkarras o nos ha visto cara de puretillas.

Rumbo dirección concierto Maika Makovski, creo que Peter Punk y Campanilla se han quedado en otro escenario, o voy medio cegato y no los veo cerca. Me inclino a pensar que es lo segundo.

De camino al concierto, nos topamos con el birra-man. Nos ofrece cerveza, le decimos si considera que en nuestro estado es conveniente continuar incrementando el alcoholímetro. Le da igual, él vende birra y va a comisión.
Le preguntamos que cuánto vale y que si no le caemos lo suficientemente bien para regalárnosla, nos dice que a él le pagan 6€ por barril vendido. Como consideramos que es una miseria, intentamos convencerle de bebérnosla entre todos nosotros y llenar el tanque de meaos. Al menos se habrá empedao gratis, y nosotros también.
He entrado en un estado nebuloso y me coge ataque celestino, así que le intento presentar a nuestro birra-man a Ojazos y a Aprenentdeiogui, nunca se sabe. A ver si escarcean un rato.
El birra-man me dice que donde tiene la olla no pone el aparato. No insisto más. Tiene prou seny el chaval.

Arribados a este punto l'Amantdelteatre me arrastra hacia otros derroteros para liberar al pobre birra-man que acaba de mí hasta las pelotas. Ya llevaba ella razón, los juanantonios son mi perdición. Mira qué rodolín!

Me he ido apuntando perlitas que mis compis han ido soltando durante toda la noche, resulta que ahora sufro lagunas mentales y no recuerdo los porqués de mis apuntes...
Alguien habló de Grull, el rey de los guerreros, no sé si es persona, animal o cosa. Mencionao está.

Como nos hemos colgao un huevo hablando con el birra-man llegamos al concierto de la tal Maika ya concluido.
Potter se ha portao como un campeón, lleva un mes con el pie escogorciao, se ha hecho un esguince y me va cojeando por todas partes. No sabemos qué apodo ponerle. Si estuviera manco, sería el manco de lepanto, pero estando cojo, nos entran las dúbidas.
A tenor del pedal y que parece ser que son las mil de la mañana, se consensua retirarse a planchar oreja, mañana queremos repetir visita, que vienen los Madness.

Periplo pa buscar el carro, no soy el único que sufre amnesia. Visita lavabil cada cinco minutos. Bufeta con poco aguante. Lavabos oscuros.  No encuentro la manecilla. Dios mío me voy a quedar encerrao en un urinario. Me pasa la vida por delante de los faros pero como voy ciego, la veo a medias. Miedo escénico.
Llegamos al coche, me ubican detrás. Desde que me subo hasta que me bajo estoy intentando abrocharme el cinturón. Realmente necesito un descanso.

Pues no. Llegamos a casa, Taila está hipermegacontenta de vernos, para ella son las ocho de la mañana. La bajamos a darle un rulo para que mañana nos deje dormir la melopea.
Cuál es el escollono al llegar al parque cuando nos encontramos con otra chica, al mismo nivel de contento que nosotros, haciendo jugar a sus chuchos para que quemen energía. Festival canino a las 4 A.M.
Nos vamos por patas a planchar oreja.
Toppo resacón sin fronteras

miércoles, 6 de julio de 2011

el monólogo de la Mari


el lunes decidí entrar en una tienda de objetos de mimbre que tengo al ladito de casa para cotillear a ver si encuentro un cesto de paja. No las tengo todas conmigo porque me da a mí en el naso que esta peña venden al por mayor. Me da en el naso y lo he leído en el cartel de la puerta, pero quien no llora no mama así que voy a probar. Tendré que ser duro negociador que no estoy yo para almacenar 50 unidades de cestos de paja. Ni tengo sitio, ni ganas.
La cuestión es que pregunto, me inspeccionan un pelín y me dicen que sí, que pregunte por la Mari y que pase al fondo.
Paso al fondo. Pregunto por la Mari. La Mari contesta y me dice que mire y remene y que cuando me decida, que la busque.
Así que miro y remeno. Me decido, pillo el cesto y busco a la Mari.
La Mari, que a juzgar por su expresión todavía no ha tenido su momento all-bran, está atendiendo a un par de señoras que parecen clientes habituales de la empresa.
Estaba yo haciendo uno de mis viajes astrales esperando a pagar, cuando comunicándome con el planeta tierra, oigo a la Mari soltarles a las menchis: TOTAL, PARA EL SUELDO DE MIERDA QUE GANO, ME IMPORTA TODO UN CHUSCO.
No sé de qué va la cosa, pero al oir improperios, me quedo con el orejón enchufao a la conversa.
La conversa, que de hecho se ha convertido en monólogo, tira por unos derroteros de lo más bizarro.

La Mari dice que ella es enfermera titulada de geriátrico. Y muy buena. Que cuando se fue de la clínica que está a dos patadas de la tienda actual, le pidieron llorando que no se largara. Que podría volver cuando quisiera. De hecho los de la clínica le comentaron que si decidía volver echarían a la persona que estuviera ocupando su lugar....Y entonces se anima con aluvión de anécdotas: a mí se me han muerto de camino al lavabo, en la taza del water, detalles de color de piel,etc
A las otras les hace gracia y a mí que últimamente estoy sensiblón, me pilla un vahído cojonudo segundos después de haberme incomodao y haberme puesto el billete en la boca para que me cobre.

Con el babeo del  desmayo he dejao el billete asqueroso, en otras circunstancias me daría vergüen, teniendo en cuenta que todo es culpa del monólogo de la Mari, le pongo mirada desafiante, le paso el billete por el jeto y le digo que me cobre.
M'ha hecho un descuento y todo, tú.
A ver si aprendemos a comportarnos, hombre ya!
Joder, cómo está el patio...
Toppoaprensivo

martes, 5 de julio de 2011

el cumpleaños de la ninja


Lo sé me he colgao mogollón, creo que en llegando el solsticio de verano ya se me ha derretido el cerebro y claro, mis facultades motrices y pensantes se ven afectadas en grado sumo.
Atendiendo al clamor popular (me parto, me parto) continuaré con las andanzas por tierra de tulipanes.

Aterrizamos puntualmeng.
Pillo el teléfono y hago llamadita de rigor a la ninja , que me responde en monosílabos diciéndome que está llegando pa recogernos.

El grupeto está pelín ansioso, así que se consensua salir a fumetear un piti de mientras que esperamos a la ojomeneada y a Mademoiselle la ensaimada que está al llegar desde Mallorca.

Llevaba yo razón, hemos llegao y después de un par de semanas de climatología primaveral, el tiempo se ha cruzao y nos recibe entre nubarrones y ventorrón.

Como la mallorquina tardará un pelín en llegar, nos apiñamos en una zona de bancos del aeropuerto por eso de no gastar energía tonta-meng.
Hace ya mucho rato que la ninja ha dicho que estaba al caer y todavía no ha caído.

Campanilla se ha traído de barna un hambre negro y se lleva consigo a la vikinga a hacer prospección de garitos de guarrerías nutritivas. Se ha pillao frankfurt con chilli o algo semejante, la Vikinga se ha decantao por un menú más goloso tipo megamuffin de chocolate. Le gorroneo un trozo.

Por fin vemos a la ninja, parece ser que lleva una media hora dando vueltas buscándonos en "llegadas".
No se nos ha ocurrido que ella nos vendría a recoger ahí mismo, que dices: a ver alma de cántaro, ¿ande se recoge a la peña en el aeropuerto? ¿en llegadas, no? Pues no te vayas de parranda, cabrón que me tienes aquí palplantao. Me atrevo a mentar que hemos venido en un estado tirando a in alvis.

Como estamos un pelín lejillos del espacio de llegadas, me persono delante pa pillar a Mademoiselle la ensaimada y así evitar el juego del escondite a nouveau.
Se me olvidaba comentar que Mademoiselle la ensaimada es mi hermana y que hace la rehueva que no la veo, así que estoy doblemente emocionao: por la ninja y por el parentesco familiar, mira tú qué bien.

Una vez estamos todo el grupeto al completo, iniciamos periplo de ida al hotel donde se aloja la mitad de la expedición, la otra mitad gorroneamos casa ninja.

Nos colamos todo el grupo en la habitación del hotel para dar el beneplácito. Dejamiento de petates y organización de catres. El Sarcastrómetro suelta que mejor se queda con la litera de abajo por sus visitas nocturnas al lavabo, cosa que nos hace entrar en el descojono cuando alguien le espeta el apodo tena lady.


Una vez organizaos, se nos ha hecho tarde ya, así que nos dirigimos a un restaurante a cenar y de paso, haremos tiempo, ya que nos falta Curly girl, la última componente por llegar desde London. A ésta le ha pillao la crisis volcánica de lleno y el caos en Heathrow la ha mareao más que un puto tíovivo.
Por si no llevara suficiente engorro, a la ninja se le va la olla y le da instrucciones erróneas de cómo llegar hasta el restaurante, así que nos postulamos la ninja y yo para ir a rescatarla del tranvía.
Una vez estamos todas, le damos los regalos que yo llevo colgando de las orejas desde Barcelona.
Campanilla que es una artista del photoshock, nos ha tuneao a todos los componentes como si de un grupo de holandesas se tratara, presidiendo la ninja y a los lados el resto.
El descojono es máximo cuando la ninja lee la dedicatoria, supuestamente en holandés, y no entiende nada. Parece ser que nuestras fuentes traductoras provienen de Bélgica y la traducción nos la han hecho en flamenco, así que cojonudo. Se parece como un huevo a una castaña. La ninja todavía se está riendo ahora.
Últimamente me sé sensiblón, y se me escapan las lagrimillas al darle un album personal que le he hecho a la ninja.

La ninja holandesa anda derrengá, lleva toda la semana organizando la party animal y atendiendo a tanta peña que no sabe ni cómo se llama, así que como en general todos estamos bastante arrastraos, decidimos poner la carta de ajuste hasta el día siguiente. A lo tonto, a lo tonto yo ya me he pimplao 3 birricas y mira, estoy tan achispao que todo me da risa. Incluso el chirimiri cachondo que ha considerao oportuno darnos la bienvenida.

Al día siguiente nos reunimos en casa de la anfitriona, estamos de cháchara y nos largamos a dar un voltio por la ciudad. El putito clima inclemente él no nos deja en paz y nos tiene con el corazón en un puño porque la fête está planeada para hacerse al aire libre.
Nos pasamos el día paseando, fotografiando y cotilleando canales y botigas con encanto. En la plaza Damm nos topamos con un grupo de jugadores de voley playa que se han montao una pista "al uso", no sé ande coño han ido a por la arena, pero ahí están, luciendo cacha. La nota de color la dan los indignados que están manifestándose al lado.

Nos retiramos para sesión de chapa y pintura y quedamos en el restaurante a las 9.
Ni que decir tiene que nos toca cenar a cubierto para evitar pulmonías.

A la cena también se une Pretty Ballerina, amiga de la ninja y exciudadana amsterdamnina.
Durante la cena nos continuamos poniendo al día de recorridos personales diversos y Campanilla y yo denotamos que nos hemos quedao sin zumito de uva, así que espetamos al Sarcastrómetro para que le mangue la copa a Pretty Ballerina. Hemos denotao que la ballerina no consume mucho espirituoso y aquí el personal anda un poco seco.

Al Sarcastrómetro le da ataque de vergüen. Le insistimos. Comete el error del novato cuando le pregunta si se va a beber la copa porque entonces le da la opción de que nos diga que sí. Es mejor quitársela, sin más.
Pretty Ballerina le ha respondido que está caliente. No habíamos contemplao ese tipo de respuesta. El Sarcastrómetro se tira p'atrás. Nuestro gozo en un pozo. Hemos quedao como lo que somos: impresentables, pero como ya lo tenemos asumido, nos da lo mismo.

Desmantelamiento de mesa. El local se convierte en discoteque.
Al principio no entendemos bien la música del dj, el 50% de las Twins me dice que no deposita muchas esperanzas en él, así que las va a depositar en la barra pidiéndose una birra. Como soy un ratolín de mundo, tengo que estar convenientemente actualizao sobre gastroñomía y cata así que voy y secundo a la Twin para probar qué tal hacen los juanantonios en los Países Bajos.
Se me olvidaba que aquí el tema del alcoholímetro viene en porciones de pigmeo. Cachis. Voy a tener que repetir para hacer el tastet comme il faut.

Los invitaos de la ninja han ido llegando a la partyanimal. Abordamos al maromo de la ninja pa saludar. Se pone rojo como un pimiento morrón y acto seguido, cual tímido caracol, se esconde.

La ninja nos ha contado que está contenta porque aparte de sus amigos locales y nosotros, ha venido peña que ella califica como nerds. La ninja se congratula porque han encontrao afinidades con otros convidaos. Y no somos nosotros.
Así que me planteo que la ninja no nos tiene precisameng en las coordenadas de inteligencia, saber estar e interés, más bien nos movemos entre los ejes de soydelafiest y descerebre. Siempre he sido incapaz de hacer una derivada así que ni te cueng cuando llevo un par de juanantonio's encima.


Ha hecho aparición estelar un coleguita vasco de la ninja ataviado cual Johnny protagonista de Dirty Dancing, no sólo por la camisa y los vaqueros, sino también porque se ha vaciao el bote de gomina en la cabellera y se ha bañao varias veces con una colonia que tira de espaldas. Este sigue a pies juntillas el eslogan: mejor cuanto más cerca. ¿Era Barón Dandy o Brummel?
Su objetivo es pillar y lo que consigue es que apliquemos la ya manida estratagema del engaña y despista.

La Vikinga, Campanilla, la Twin y yo lo tenemos fácil, cada vez que lo ensumamos, nos largamos a fumar un piti fuera.
En ello estamos, cuando se abre la puerta y aparecen unos oriundos del lugar. Me quedo pasmao porque para llamarse este territorio de los Países Bajos, la peña aquí son más largos que un día sin pan.
Así que ni corto ni perezoso le pregunto al mendas que qué le daba su madre de comer cuando era pequeño. Le digo que considero que mi materna me tiene en mucha estima, que me ha alimentao bien y yo no he crecido ni a la mitad de su estatura.
Me oye, mira hacia abajo, me ve, me pregunta mi nombre, se ríe en mi jeto y se va.
Mañana busco sin falta hábitos de nutrición del país porque esto de ir pegao al suelo, no puede ser.

Mademoiselle ensaimada está que rezuma alegría declarando que para ella estar con la troupe de petardeo es un cúmulo de dicha y que no necesita nada más.
Las integrantes del grupeto que se han quedao bailoteando, acaban de Johnny hasta los huevos, de hecho le han sobrenombrao la ameba porque el chico se pega como la cola y está más pesao que una vaca en brazos. Con el agravante de que cada vez que visita el lavabo insiste en ponerse colonia.

Estamos en uno de nuestros ejercicios de escapismo, cuando el Sarcastrómetro asoma la cabeza fuera y nos ordena con cara de pocos amigos: NOS VAMOS YA.
Jo! justo ahora que nos estaban invitando a un after. Cagoenlaleche.
Recogemos bártulos de la ninja, la ojomeneada ha estao de aquí para allá toda la nuit y está petá de hablar y de bailotear.
Recoñozco que me he puesto un poco pesao con el reportaje fotográfico y la ninja no hace más que zafarse del objetivo, pero a mí me da igual. Soy peor que un paparazzi.
Con el tiempo ninja me darás la razón, tenemos un montón de instantáneas de recuerdo.

Johnny no se va ni con agua caliente y finalmeng, cuando le tira los trastos al suelo a Curly girl, ésta le pega una coz verbal. Johnny ha pillao el mensaje, se bate en retirada.
Nos podemos quitar las mascarillas anti-gas que nos habíamos puesto al olfatearlo.
La mitad del grupeto se va en taxi largándole una orden al conductor del tipo: arranca, gordo.

Día siguiente de mini resaca, recogimiento de portantes, adecentamiento de casa ninja y lunch.
En el lunch hacemos fotos de equipo mientras esperamos que la camarera nos traiga la comida. En otra cosa no pero en el tema catering la peña es lenta de collons.
Damos repaso a acontecimiengs de la noche, la ninja está feliciana y nosotr@s también.
Yo me voy un pelín frustrao porque si aquí ya soy difícil de divisar, en estas tierras tengo que ponerme una lupa en la chepa para que se me intuya.
De todos modos no me va a cortar esto. Amenazo con volver.
Al día siguiente hablo con la ninja y me cuenta que el tiempo ha vuelto a modo primaveral.

Toppo What the fuck?

viernes, 27 de mayo de 2011

próxima parada: Amsterdam


Este finde me largo a Amsterdam. La ninja de los Países Bajos cumple unos cuañtos tacos, de hecho los cumplió ayer. Y me ha convidado este finde a una partyanimal por los lares de Amsterdam y pallá que me voy.
El clan que se moviliza desde diferentes puntos de la geografía europea, ha estao al borde del colapso nirvi durante tres o cuatro días, por culpa del dichosito volcán de marras que no hace más que escupir guarrerías amenazando el espacio aéreo.
Ni que decir tiene que además del estado de ansiolítico galoposo, teníamos todos el culo prieto- prieto, pendientes de lo que iba a suceder. Un sinviví, vamos.

Parece ser que la cosa está arreglada, que el volcán ha parao de eructar y que vamos a tener la fiesta en paz.

Menos mal, porque hubiera sido la recontrahostia, pillarse el vuelo con una antelación pasmosa -pa la vaguería que me caracteriza-; ir acumulando expectativas y tenerse uno que quedar palplantao sin poder pegarse una fête comme il faut y ver a la ninja en su salsa de queso holandés.


Hace cinco minutos me ha llamao Campanilla toda esberada ella porque va de culo acabando cosas de curro y me comunica que están desalojando la plaza catalunya por la famosa acampadabarcelona.
No podían haber escogido otra hora y otro día los mossos, nope. Nosotros que nos las veíamos tan felices, escogiendo el meeting point aerobusero, resulta que se ha montao guirigai y nos hemos acollonido por si barran el paso.
Así que Peter Punk se ha ofrecido a hacernos de señor coñductor acelere pa depositarnos en la terminal.

Ahora sólo me falta hacerme el petate que va a acabar siendo un petatón. Se coñoce que en Amsterdam el tiempo está como una puta cabra y se pasa de la alegría primaveral al feroz frío de invierno en menos que canta un pollo. Así que hay que ataviarse de diversos fondos de armario para las eventualideces que vayan surgiendo. Me gustaría tener un electrodoméstico casero al uso para poder liofilizarlo o deshidratarlo y así reducir el volumen a la mitad. No me caben los regalos en la maleta. Me los voy a tener que colgar de los orejones. Entre maleta, bolso de mano, abalorios y enseres varios, parezco un árbol de navidez.


Volviendo al tema inclemencias meteorológicas, la última vez que estuve allí, años ha, me traje de recuerdo una neumonía muy cachonda ella. Cruzo los dedos para volver simplemente con una resaca igual de divertida y menos insalubre.


Después de lucha encarnizada con el maletón a rejostión limpio, ya estoy dispuesto a lidiar con tráfico, gestiones aeropuérticas y demás. Tengo el pasaporte y el billete en la boca a puntito de salir por la puerta.

A ver si para cuando vuelva hago acopio energético y puedo narrar aquí los hechos que me van a acontecer.

Toppoinquieto

jueves, 26 de mayo de 2011

¿de quién es la culpa?


El viernes pasado fuimos de nuevo al curso de ensinistra-meng.
Namás llegar y dejar bártulos, comparece una personajilla que no ha aparecido en las dos clases anteriores por motivos variopintos que ni recuerdo, ni vienen al caso.
Lo que sí viene al caso es que la tía en cuestión, se habla encima y sufre cortocircuitos neuronales importantes. Una hilaridad a la máxima exponencia cuando la tía no para, no para, no para de proferir sandeces, pone de los nirvis a su chucho y al resto de los presentes a la reunión.
Ahora que teníamos neutralizao al cazallero pesao, va y se viene esta revolucionaria de gallineros. Si es que...

Con un par, acapara unilateralmente la atención del profe que tiene que repetirle unos cinco millones de veces las mismas cosas, porque no interioriza, ni descifra ningún mensaje. La susodicha es borrega de natural y no atiende ni entiende nada.
Llego a la conclusión de que se le ha pegao el hacer de un perro: te mira, parece que te entiende y en realidez: nasti.
A tenor de lo que está sucediendo, nos vamos impacientando y mi materna que empieza a estar hasta las pelotas, va sugiriendo por lo bajini que a la que hay que ponerle un bozal es a la borrega.

Y sí, tiene toda la razón, hay que amordazarla.
Disimulosa-meng nos vamos retirando del lado de la taladrín porque se hace insoportable aguantarla.

Paralelamente, buscamos chuchos machos para que vayan a marcarla meándosele en las piernas, a ver si así se entretiene y deja de dar por saco.

Se persona también con nosotros Potter, que viene de un fatigao que pa qué. Cuando ve el panorama de la borrega, se le erizan los pocos pelillos de la calvorota. Se la mira, le espeta: Jau Coloma!, le enseña un frankfurt y se lo tira lejos a ver si desaparece de una vez. No se va.

Taila la gossuna, que está en un estado de fiesta permanente cuando de espacio exterior se trata, a cada orden que Potter le da, pasa de él como de las cabras, por mucho frankfurt que tenga en la mano. Así que Potter llega al desespero y me pasa el testigo y se da por vencido.
Para acabar de adoballo, Taila y María del Amor hermoso se engrescan de lo lindo a brincar y allí no hay dios que ponga orden.
Las gossunas han asumido que aquello es clase de tomamiento de pelo y en ello están. Me preocupo por si acabo calvorotash como Potter. No quiero ser un carahuevo calvo.

Hago un par de oms, respiro profunda-meng, agarro frankfurt por banda y establezco contacto visual-olfativo con Taila. Nos centramos.
Al medio minuto ya están otra vez de parranda. Me temo que haberlas animao a jugar durante 3 horas antes de clase, lo que ha hecho es activarles el modo putafarring en lugar del de stand-by. Tienen recarga energética de velocidad asombrosa. Ya me gustaría a mí recuperarme así de una juerga. La leche.
Esto parece sodoma y gomorra.

Durante el rato que hemos estao intentando domar a las fierecillas, la borrega ha estao mareando literalmente a su perro que ha cogido un estado de ansia contumaz. El profe no da crédito. Y el resto, tampuerco.

Cuando nos despedimos, como no la podemos asesinar porque sería una guarrería y está feo, nos conchavamos y le decimos que la semana que viene, la reunión es en la otra punta de Barcelona. Con lo que larga y lo poco que atiende, seguro que se engancha a otro grupeto de pobres ilusos y ni se da cueng.

Toppo perverso

miércoles, 11 de mayo de 2011

adiestramiento



en mi avidez por adquirir más coñocimientos sobre el ensinistramiento gosuno, he dao con un curso que me ha seducido para convertirme de una vez en el ratolín que susurra al oído de los perros. Me he apuntao presurosameng y he enredao también a mi materna.
Yo con Taila y ella con María del Amor Hermoso por aquello de tener gossunos bien educaos y no toca-collonets.
María del Amor Hermoso es la perra que tienen mis padres, nombre exótico y singular a más no poder. No entraré al trapo porque ya bastante tiene la gossuna con el sambenito.


El viernes pasado tuvimos la primera clase teórica, sin gosuno, y he de decir que tengo algún compañero de clase con personalidez digna de llevar a estudio.
A mi materna no la voy a meter en esto, básicamente porque soy cortés y además ella es un encanto, educada, que escucha, deja hablar y pide la palabra. (y se lee el melaxufla, por tanto: a achantar )

Todo lo contrario a un orondo cincuentón cazallero que no tiene intención de escuchar y sí empeño en no darle descanso a la sinhueso. Cuando no hace una pregunta a deshora, comenta cualquier detalle con sus hijas - que también se han apuntao- , usando una jerigonza indescifrable. Y todo a un volumen desmesurao impidiéndonos entender lo que está explicando el profe:como se acerque por aquí la pasma, le va a meter un paquete por contamiñación acústica que se va a defecar encima.
No quiero ni pensar a qué nivel elevará el volumen el próximo viernes que estaremos al aire libre.  Me voy a pillar el látigo por si tengo que ensinistrarle a él un rato, así como entreno y tal (y porque puestos a descargar mi mala leche, mejor con descoñocidos, no?).

De las muchas cosas interesantes que nos contó el profe, me quedé con una (no doy pa más) que me ha dejao profundamente turbado: el perro es un animal altricial, es decir que su sistema cognitivo está siempre activo.

Moivo de entusiasmo el saber que Taila podrá ir aprendiendo cosas durante toda su vida. Así que tomando nota de lo dicho anteriormente, me voy a centrar en consecución de objetivos de traca: a ver si es capaz de cocinarme y hacerme la declaración de la renta.
Reflexiono y me sumo en un oceáno de confusiones. Caigo en la cueng de que yo ya llevo tiempo con el disco duro averiao,  que estoy en proceso de retroceso y que no aprendo nada ni a guantazos. Así que he de ir haciéndome a la idea de que si ahora es ella la que me saca a pasear a mí,  a medio plazo, seré yo el que le acabe dándo la patita a ella.

Toppo cangrejil

martes, 10 de mayo de 2011

De barbacoas y footing


El Sarcastrómetro y el Chicarrón del Norte hace cosa de tres años, se apuntaron a la moda de la mudanza olímpica, le cogieron gustito a empaquetar y desempaquetar y se han ubicao y desubicao de sitio al menos tres veces en tres años.
Esta vez, han pertrechao el cambio en menos de quince días y han venido a establecerse al ladito de nuestra morada.

Los Chicastrómetro (hago un mix que si no se me hace mu largo) tenían como objetivo pisico con terraza y ya lo han encontrao.
Hace menos de una semana que se han instalao, de hecho, la primera noche que durmieron en el piso fue la del jueves pasado y, mira tú por dónde, el viernes por la mañana me encuentro al Chicarrón en el passeig de sant joan.  Yo con los párpados pegaus haciendo el paseo matutino con Taila la gossuna y el Chicarrón, que parecía escapao de la ducha, se iba por patas al currito.

La cosa está en que el Chicarrón no cabe en sí de gozo con sus terrazas (el piso tiene dos), no han deshecho todavía las cajas pero él sabe priorizar y ya me está diciendo que se muere de ganas de hacer una barbacoa. Hago un canto a la prudencia y le comento que cuando quiera, estamos a tiro de piedra, así que se lo tome con calma y cuando se hayan instalao y estén tranquilicos, ya dirán.

Le mando sms al Potter pa comentarle anécdota mañanil y decirle que el Chicarrón quiere hacer barbacoa, aunque no tiene enseres para ello. Potter, agarra teclao por banda y me manda mensaje cervantino por lo largo y currao del texto: Barbacoa ya.
Se coñoce que el hecho de mudarse es estresante a la par que un agobio contumaz, porque parece que las pertenencias se hayan multiplicao por mil. Y por ello pienso que lo de la barbacoa, teniendo en cuenta que todavía la han de comprar, la vamos a celebrar en año nuevo.

Esa misma tarde de viernes, recibo sms del Sarcastrómetro: inquieto y agitao, convidándonos a ver el pisico y luego ir a tomarnos una caña al bar de al lado. Potter y yo que para el viernes llegamos en modo arrossega-meng, accedemos.Birra en mano, denotamos que el Chicarrón manifiesta cierta zozobra al consultar predicción meteorológica de bonanza y no tener barbacoa en casa. Cenamos y despedida y cierre.

Sábado: Potter y yo de gestiones varias, entre otras, el ir a comprar unas bambas para mí y así ir a hacer footing . Vamos a formar tándem con Potter, a ver si consigo de una vez que el culo me quede al final de la espalda, en lugar de ir arrastrándolo como viene siendo habitual en mi persona.

En la tienda de las bambas, me han hecho un máster acelerao de lo que es el "runnear" y una vez escogidas, rejostión económico al canto, ambiciono el convertirme en Toppo Gump.
Llegamos a casa tarde y como nos hemos puesto en modo sano-esportif, no salimos.

Estado de sofing a mansalva cuando para mi sorpresote, recibo un sms del Sarcastrómetro que reza y cito textualmente: "sense ànims de ser veïns pesats i que no serveixi de precedent :-) demà fem bbk a casa. Si us voleu apuntar esteu més que convidats".
Se lo leo al Potter y nos coge la risa imaginándonos el baile de San Vito del Chicarrón - el niño agonías de la barbacoa.

Mañanita siguiente, despertador a hora intempestif, quita legañas, lava piñata, modelito de jogging (asusto al miedo), carretilla para trasladar el culo, arnés y correa de Taila y excursioncilla hacia la carretera de las aiguas.
A las 9 de la mañana de un domingo, la carretera de las aiguas parece las Ramblas a las doce del mediodía, la madre que nos parió. Biciclistas, runneros, gosunos, paseadores, namás faltan los paquis vendiendo rosas.

Iniciamos correrías a ritmito pausao, me sé tocino y calculo que en media hora me fundiré, porque me he dejao llevar por el mantismo zamorano y hace tiempo que no doy palo al agua deportivo. Mis predicciones son correctas y cuando llevamos media hora de trote, le digo al Potter que continue, como veo que Taila está activadita, convenimos en que les espero en el coche. Se van.

Continuo corriendo a mi ritmito y al cabo de cinco minutos aparece Potter como una exhalación. Taila que es de ideas fijas, le ha dicho al Potter que prou, que quiere volver conmigo. Me la trae y se larga.
La agarro y continuamos con la vuelta. A diez metros de haber reiniciao la marcha, Taila se para en seco. Sutrac y derrape. No salgo volando de milagro.
La tía es como el perro del hortelano, ni come ni deja comer. Manifiesta espíritu de equipo y dice que o vamos juntos o nasti. Así que me intenta arrastrar hacia la dirección en la que se ha marchao el Potter. Tócate los mondongos.
De hecho, no me arrastra, inicia un sprint heavy-metalero. Le sigo el rollo, me agota y empezamos un estira i arronsa, todo esto aderezao con el esquivamiento de los adeptos a la mountain bike para que no me hagan la pedicura, ni me aplasten a la gosuna; júbilo sin parangón. Así hasta que vemos aparecer al Potter.

Cabe decir que de los asiduos estira y arronsa que tengo con Taila, he desarrollao bola en el brazo derecho, cosa que me desequilibra y hace que camine inclinao: estoy para que me vengan a ver al circo.
Plácida retirada a ritmo de trote.
Llegamos a casa y ya tengo agujetas. En pocas cosas he sido precoz, resulta que para lo chungo, síp.
Apalanque de momingo. Llega la hora de visitar a los Chicastrómetro. Curiosidez por la barbacoa.

Llegamos, sorteamos cajas y pasamos a la terraza, el Chicarrón está ya tó liao con el carbón y el grill, y el Sarcastrómetro presenta cara de congoja cuestionando insistentemente si se va a originar un incendio. Total confianza que tiene el Sarcastrómetro en las dotes del Chicarrón.

Al principio me acollono un pelín, teniendo en cuenta antecedentes de la pareja en cuestión gestionando velas en su casa convirtiéndose en piro-mengs. Luego, paso de todo. Entre otras cosas porque no me aguanto los peditos. Así que me relajo, no hago ni el huevo y me siento en la terraza a entablar conversación con el Sarcastrómetro. El Potter, curioso y bricolagero de mena, ya se ha arremangao y está lidiando con el carbón, las pinzas, el papel y el mechero siguiendo instrucciones del Chicarrón.

Sarcastrómetro y yo hacemos un mano a mano de trinaranjus primero (me han ofrecido vino pero me cogen remordimientos por el esfuerzo deportivo hecho anteriormente), a la que hemos bebido dos vasos, nos pasamos al vinacho y pienso que tampoco me voy a flagelar, qué narices.
Así conversando, el Sarcastrómetro me manifiesta su sin vivir tras la mudanza; no encuentra nada, se ha hecho la picha un lío con las cajas y cuando se piensa que ya ha encontrao las bragas, le sale un bol estilo japonés, que obviamente no se puede poner en el arco de triunfo.

De mientras nos estamos poniendo las boticas de carne a la brasa, el Chicarrón nos relata que en su afán de montar la terraza, se pasaron (los dos) medio sábado recorriendo grandes superfícies en busca de complementos terraciles y barbacoa perfectos y el otro medio (él solo- risas de fondo del Sarcastrómetro) peleándose con mobiliarios varios.
Apuntar que una vez se sienta el Chicarrón en el banco para disponerse a comer, oímos una especie de crujido. El banco se mueve un poco y los Chicastrómetro se balancean encima. El Chicarrón confiesa que al montar el banco le sobró un tornillo, así que podría darse el caso de que acabaran en el suelo antes del postre. Les recomendamos que coman poca carne.
Le preguntamos al Chicarrón si le sobró algún tornillo en nuestras sillas. Dice que no, así que nos despreocupamos y a ellos los dejamos a su suerte. Espíritu solidario a rabiar.

Ingesta realizada. Le damos un repaso a la botella de Bailey's.
Le digo al Sarcastrómetro que ellos sí que saben. Qué más dará la ropa interior cuando tienes bien geolocalizao el tema alcoholímetro.
Empezamos a cotillear las vistas de la terraza. El Chicarrón ha rescatao un osito de peluche que estaba en una repisa de su terraza y empieza a jugar al tenis con Potter y el oso como pelota. Dos pases y el osito sale volando hacia el patio de abajo, cae justo ante el hocico del perro que se queda flipao primero y encantao después por poder rosegar algo a gusto.
Nos quedamos regardeando un rato y con el efecto del Bailey's todo nos hace una gracia infinita. Le chillamos al vecino del perro, que acaba de salir de su ducha (muy bien montada en su patio de teca con piscina incluida) mostrando torso al aire con toalla anudada a la cadera.

Sarcastrómetro lo intuye, le da pereza ir a por las gafas. Iniciamos intentos de entrar en contacto via señales con vecinos varios terraciles: se deben haber olvidao las gafas todos, no nos ven. Risa tontuna igual. Hay que ver lo que sube el Bailey's.

Llegada la hora de guarecerse, nos despedimos. Me congratulo que en este edificio tengan ascensor, sólo de pensar que me quedan cuatro pisos por trepar me saltan los lagrimones. Las agujetas no me dan tregua, y cuando llego a casa, Taila tampoco. Juegos y paseo vespertino: vuelta a bajar, pasear y subir. Esta vez para realizar el ascenso, me tengo que ayudar de los brazos para ir ubicando ora una pierna en un escalón, ora la otra. En breve me monto una vía ferrata en la escalera.


Toppo eslomao, un poco pedo y contento.




miércoles, 13 de abril de 2011

compras indispensables



Hace un par de días me dejé caer por el super para agenciarme los impresicindibles que toda casa debería tener, a saber: 5 barras de chocolate para aquello de ir tirando y evitar quedarse sin existencias- cuando sucede me genera un estado de mala hostia lamentable- y el clásico papel del excusado- por razones más que obvias.

En cuanto al chocolate, lo tuve claro, arrambé con el que nos gusta y yastá.
Cuando me ubico en el lineal del papel pal culo, veo que hay un ofertón de 18 +15 rollos, así que ni corto, ni perezoso, me pillo el paquetón. Hace más bulto que yo, así que tengo que cogerlo con ambas manos y me tapa la visión, con lo cual me voy tropezando por los pasillos y me cargo el lineal de pasta deshidratada (menos mal que no hay botes de cristal). Como no me ve nadie, o yo no veo a nadie, me largo, dejando el desaguisao en el suelo. Lo sé, soy lo peor, en mi defensa diré que fueron sólo cuatro paquetillos y que tenía mucha prisa (je, je).

Cuando salgo, me coge ataque de risa pensando lo que se imaginará la peña cuando me vea por la calle carreteando con un alijo de  rollos de papel pal culo. Paso de la risa a la vergüen y otra vez al máximo escollono, y al mismo ritmo me pongo colorao y vuelvo a mi color paliduzco habitual; parezco un camaleón, coño.
Me ven, me miran, levantan la ceja con desaprobación y/o asombro y luego: carcajote. Me sobreviene otra vez la vergüen, me cago en todo. Me cago en todo de forma figurada, que uno es pulido y educao, no fotem.

Cuando arribo a casa, no le comento nada al Potter del bochorno callejil, y maquino que la próxima vez lo mandaré a él a por los susodichos enseres, y yo me esconderé por la calle para escojonarme como los demás.


Toppomaquiavelo

jueves, 24 de marzo de 2011

supervitaminarse y remineralizarse



en nuestra incansable búsqueda de energía vigorizante, hemos estao un par de semanicas o tres dosificándonos alga espirulina.
Yo que me pensaba que me convertiría en un superratolín pues voy y no desarrollo superpoderes. Primero, me solivianto conmigo mismo, pero al ver que el Potter tampoco amplifica fuerzas; calma chicha. (aunque creo que sus expectativas estaban más por ver si le crecía pelo en la calvorota, angelico).

Así que el Potter ha iniciao un intenso visiteo por las herboristerías del barrio para ver qué se puede meter uno por la vena que le pegue un chute que lo mande a la estratosfera.

La responsabilidad de endrogalse sanamente por segunda vez ha recaído en la jalea real. El consumo de este invento ha sido interesante, digamos, porque venía en un coñacín de ampollitas de cristal, de éstas que tienes que romper por ambos extremos para que caiga el contenido.

Yo, que necesito de metodología simplona y fácil porque si no me hago la picha un lío, me he tenido que pelear cada puto día con el susodicho frasquito de los cojones. Tanto es así que ayer, primero me toca romper un extremo. Me preparo, hago mis pesas y estiramientos y me lo cargo. El otro se me resiste, con una impertinencia digna de la Patiño. Consigo quebrarlo, me lo amorro al hocico y cae sólo una parte. El mejunge éste tiene una densidad de la leche, se ha puesto de culo con la fuerza de la gravedad. Me toca mezclarlo con agua y sorber desde un extremo. No he assolido objetivo, he invertido términos y he manchao la pared de jalea, justo cuando había venido la Dietrich a dejármelo todo como los chorritos del oro. Me cago en la leche.

En mi intento de limpieza marujil, agarro el trapo, lo paso por la pared y me quedo acoplao a la misma. Se coñoce que la sustancia ésta es muy enganchifosa. A Taila la gossuna, que está tó el día de juerga, le hace una gracia especial verme colgando de la pared y ni corta ni perezosa me muerde el culo para desengancharme. Collonut.

Me he desembarazao de pared, trapo, jalea y perra. Tengo las manos apegotás y las posaderas decoradas con una bonita dentellada perruna. Atesoro cuatro culos. Si me era complicao gestionarme con uno, inexplicable es el agobio que llevo encima.

Ayer terminamos con la puta jalea y el Potter, que sigue en sus trece de encontrar el maná divino, se pasa otra vez por la herboristería. La menchi le ha colao otro tipo de potingue llamado Fost print classic.

Me congratulo porque no son ampollitas y la cosa tiene densidez liquidísima. Hoy me he tomao el primer frasco y debo recoñocer que la cosa funciona. Mientras escribo estas humildes líneas, estoy pedalando el triciclo con el pie izquierdo y tocando el organillo con el derecho.

Cuando me acabe la primera tanda de Fostprint, gano el Tour de France, me río yo de Alberto Contador y su bistec de clembuterol. Y encima me ha salido un rodolín.

Toppodopping


miércoles, 9 de marzo de 2011

delicatessen


Lo mejor que le puede pasar a un croissant es que esté relleno de chocolate. Tipo Nocilla y a reventar. Nada de mariconaditas.

Ayer, al volver de una reunión, a una de esas horas tontorronas casi tocando a hora de merendola, volviendo a la oficina, me pasé por una panadería de abajo a la que voy poco.

¿Por qué voy poco? mu fácil. Entro y le digo a la chica: quiero un croissant de los que llevan chocolate con MUCHA Nocilla. Y me enseña los dos tipos que hacen. Me lo explica: éste lleva barrita de chocolate en el centro y el otro lleva chocolate más deshecho.
Vale, pues ponme el del chocolate nocillesco.

Me ha atacao la gula y empiezo a salibar tipo gossuno de Pavlov.

Cuando llego, me deshago de abrigo, zurrón y bufanda y me dispongo presto a hincarle el diente. Cuál es mi decepción cuando cuál gorrino voy ingiriendo y allí no aparece ni chocolate deshecho, ni barrita, ni hostias.
Me he cabreao, porque me había yo creao unas expectativas de merienda guarrona pa quedarme más feliz que un chínchol y nasti.

Recordé entonces por qué voy siempre a la panadería de arriba: porque los croissants con pinta guarreta, lo son al 100%. Con Nocilla a saco, que cuando muerdes se te escapa toda, se te cae en el plato y luego terminas degustándolo a lametazos.

Bajé a la panadería de nuevo y le dije: m'has engañao, perra. Le tiro un mazo de Nocilla a la cara y le enchufo una barrita de chocolate por la tocha y le explicito: Lo que tienes regalimoso por la cara es Nocilla, el chocolate que te he pedido y que no ha aparecido en el centro del croissant. Lo que tienes en la nariz es la putita barrita que no te he pedido y que tampoco ha aparecido.
 Vete a hacer un curso de aprendizaje a la panadería de arriba. Allí sí que saben qué es cada cosa.

Con la merienda no se juega y con el chocolate, menos. No habrá próxima vez.


Toppojusticiero y del morro fino

martes, 1 de marzo de 2011

Brebajes y pócimas mágicas


Namás iniciar el fin de semana y ya se me acumula la faena. Para empezar el viernes noche, M'encantalafesta y l'Amantdelteatre nos invitaron a cenar en su kely.
M'encantalafesta que estaba muy animadete con eso de celebrar su onomástica, nos insta a tomarnos un chupito de vodka polaco de cereza, o lo que es lo mismo: chupito de Kojak con alcohol de cien grados.
Te lo tomas, lo saboreas, intentas decir "está bueno" y se te cae la tráquea junto con los cojones al suelo. Interesante.

Entre los asistentes, hicimos acopio de botellas de vino, y con este mal hábito que tenemos, entre pinchar carne con el palillito de fondue, meterlo en la olla y sacarlo, acabamos con todas ellas.
También obsequiamos a M'encantalafesta con una botellita de G'Vine, así que tras la cena, nos regalamos ronda de juanantonio's. Y obviamente, salimos todos a cantar la parrala en su balcón.

Al caer eso de las dos y mierda, el Potter hace higo, lleva de madrugón en madrugón y ya no se tiene en pie. Así que agradecemos la invitación y nos largamos a soballa.
Al día siguiente nos rejuntamos con Taila a hacer vida gossuna para recargar baterías, ya que por la noche tenemos cena en casa de Campanilla y Peter Punk.

A media tarde, me llama Campanilla toda apurá; se está peleando con el cus-cús y anda un pelín acojoná, teme que le quede de puta pena. Le digo que no se preocupe, que en peores plazas hemos toreao. No me la creo en absoluto porque Campanilla tiene un don pa los fogones, así que vamos tranquilos.
De todos modos, para no defraudar a la afición, le informo que nos vamos a presentar con un par de botellicas de vino.
Ni que decir tiene que el tío de la bodega, cada vez que nos ve, nos hace la ola, el cabrón. Ya se ha ocupao él de informarnos que un sábado de estos hay una cata, a la cual estamos invitadísimos.
Por un minuto, me preocupo un poco, le comento a Potter delante del bodeguero que se va a pensar que somos unos beodos, a lo que él nos responde que no nos preocupemos, que él se fote una botellita del vino que nos ha enchufao entre pecho y espalda, así solito, sin ayuda. Comentario reconfortante, sin duda.

Campanilla y PeterPunk han invitao a PostvacacionAlf, la Niña de los Dedales y Tradicionarius que se han ocupao de engrosar más, si cabe, su bodega.
La Niña de los Dedales nos comenta que está derrengá. Lleva toda la semana de culo preparando la nueva colección y no ha parao yendo p'arriba y p'abajo. No tiene nada que ver que el viernes noche estuviera de festival en el Apolo hasta las 6. Nasti.
PostvacacionAlf que es un guasón,  nos comenta que está alucinao con la pasmosa habilidad que tiene la Niña para recuperarse justo antes de cenar y pillar el ritmo de la peña con el vinacho.

Pues bien, nos hemos hinchao a cus-cús. Llevaba yo razón, le ha salido muy bueno.
Nos trasladamos a la terraza y allí continuamos dando cuenta de las botellicas. Tradicionarius que es solícito de serie, no hace más que entrar y salir descorchándolas y rellenando las copas, así que me ensumo que vamos a pillar un globo aerostático descomunal.

Como siempre, nos hemos enzarzao a hablar de lo divino y lo humano y cuando hemos acabao con las existencias de zumito de uva, nos decidimos a bajarnos a algún bareto de Gracia, a por la penúltima.
Nos queda muy cerca un antro nonaino-naino llamado Continental, no nos gusta, pero con la mandrosidez característica y el hecho de que nos lo cierran todo pronto, tampoco estamos pa recorrernos media ciudad.

Hacia las tres hacemos llufa Potter y yo;  nos retiramos.

Mi aguante tiene un límite y como era de esperar, el domingo me despierta Manolo el del Bombo. Alegría sin fronteras.
Me paso por la ducha y cuando ya soy Toppo de nuevo, veo que hace un día soleao y pienso que hay que aprovecharlo. Así que animo a Taila para saltarle encima al Potter y despertarlo. Mejor ella que yo, pesa menos. Anda que no soy considerao.

El lunes hemos llegado a hechopolvez en términos absolutos entre curro y saraos varios, así que decidimos pasarnos por la herboristería sin falta. Nos hacemos con un bote de alga espirulina, por recomendación de Seddevicious. Sostiene que desde que se la toma, va como una pila.

Potter tiene una fe que mueve montañas y manifiesta y cito textualmente: "ahora que he descubierto la espirulina,  me voy a empezar a sobredopar con la superalga para ir como un cohete de lunes a domingo y correr un sanfermín eternamente.Quizás me tenga que instalar en casa una rueda de hamster para los excedentes de energía."

Para mis adentros pienso que esto tengo que verlo, así que yo me voy a dopar más.

Por mi parte, ya que me he iniciao en el tema de acopio energético, se me ha ocurrido hacerme también una infusión de unas hierbas marroquíes que compramos este verano, dícese de las mismas que son afrodisíacas. A ver si es verdad y lo bordamos, aunque con la fortuna que tengo, o me convierto en superhéroe o me acelero y exploto.

Toppo tentando a la suerte

lunes, 21 de febrero de 2011

bucle


Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Pues va a ser que aquí el Toppo también.
Está visto que no puedo ir con el cerebro apagao por la vida porque a la mínima que me descuido acabo hecho un cristo.
Como en un puto bucle, el domingo me levanto, me desplazo hacia el baño; encendida de focos, susto de rigor que ya viene siendo todo un clásico -he de recoñocer que hasta me pone y todo el yuyito mañanil-. Aseo corporal, pulimiento de piñata y apertura de ventanas pa que corra el aire.

Pues sí, me he vuelto a dar un rejostión en el otro lado de la testa, esta vez más fuerte, si cabe. 

Se me han saltao unos lagrimones que te cagas. Alarido ensordecedor sin parangón: he parao los relojes.  Potter se ha caído de la cama del sobresalto, se ha puesto el traje de bombero y cuando me ha visto tirao en el suelo retorcido de dolor, me ha venido a hacer curita sana, culito de rana.

No puedo salir a la calle, tengo dos protuberancias en la mollera - una a cada lado- ya no sé qué cojones parezco, pero está claro que emano imagen sobrecogedora.
Es obvio que tengo que pillarme casco integral de acero galvanizado y no sacármelo hasta empiltrarme. Es bien cierto eso que dicen que como empiezas, acabas (la semana, digo). 

Hoy no tengo pebrotes de salir a la calle, con la racha que llevo seguro que se me cae un balcón encima, y no me va muy bien porque en casa he terminao con el botiquín de topionic y mercrominas.

Ni que decir tiene que con la pinta que gasto, que parezco una sarta de sabañones,  Taila me rehuye cuando la miro y a la que me despisto, se viene a orinarse o defecarse en los pinreles.

Estoy como para presentarme a un concurso de bellezones, la hostia.

Toppoatrofiao

lunes, 14 de febrero de 2011

el jodido lunes


Agobio contumaz cuando ha sonao el despertador hoy. Los lunes no me van nada bien. Párpados pegaus, despereza-meng, palpamiento pa ponerse albornoz, palpamiento de pinreles pa encontrar zapatillas y levantarse. Desplaza-meng hasta lavabo, ducha, secarse. Lavamiento de piñata, susto en cuanto enciendo la luz del mirallo (me lo ha cedido Doctor Marketing), secamiento de pelambrera. Acicalamientos varios.


Abro ventana para que corra el aire, ventilación y eliminación de condesación. Me agacho para buscar algo en un armario, no sé lo que busco. Me levanto y me pego un rejostión con la ventana en el tarro que me ha hecho trontollar els monegres. Se me ha desplazao el cerebro de derecha a izquierda. Lo he notao, lo he notao.

Dramático berrido que me ha salido de las entrañas. Creo que he matao a la abuelilla del segundo del sobresalto.Menos mal que no he caído en la taza del waterclosed.
Me visto, le doy desayuno a Taila. Me vuelvo a mirar en el espejo. Me ha crecido un peazo de ñañu en la testa que parece un huevo duro.
Taila que hasta ahora no se ha desperezao, me mira y me gruñe un poco. No se deja poner el arnés, nos enzarzamos en una persecución por el piso. Ella da vueltas y yo empalmo mareo con vahído. Estupendo.

Me he calzao un gorro para que la peña no me mire por la calle. De normal, los gorros me van grandes, hoy me ha costao dios y ayuda encasquetármelo.
Estoy por pillarme un casco o una chichonera. No me va nada bien.

Toppobaldao todavía me tiemblan las piernas

domingo, 13 de febrero de 2011

Multifunción


Sábado mañana. Hemos gaudido de sueño reparador y vigorizante; cuando digo hemos, me refiero a Potter a Taila y mí, mismamente. Eso significa que después de ducha (Potter y yo) y desayuno (Potter, Taila y yo) tenemos el nivel de mansedumbre bajo, o sea que estamos los tres como una puta pila y hay que ir a esbarjirse un poco por algún territorio salvaje o similar.

Como vamos tarde para variar, decidimos pilotar el carro (izquierda rias, curva cerrada jar! trata de arrancarlo, Toppo) e irnos a indagar por el Parc de Collserola. Salvaje, lo que se dice salvaje, no es, eso sí: unos cuantos salvajes en bici sueltos; haberlos, haylos.
Namás poner el pie en tierra firme, se nos han cruzao unos cuantos posesos de la mountain bike haciendo el troll por la montaña. Me han dejao la marca de la rueda en la chiruca. Chachi.

Al Potter a la que lo sueltas en ambiente campestre montañil, se le hinchan los pulmones y los musculitos y con ese afán de superación del alpinista, pretende hacerse la serralada collserolil, pre-pirineo y medio Pirineo andando en un santiameng, ahí es ná.
Todavía me estoy partiendo la caja y Taila, también.
Y eso que ella tiene unas ganas de trotar a lo cabra montesa que te cagas. Dice que no quiere prender todas las cerillas a la vez, me ha salido prudente de mena, la tía.

Visto lo visto, estamos una hora y media haciendo el cabring y nos volvemos a eso de las 5 a comer. Horario findesemanil y desorganizao ande los haya. Al finalizar el trepamiento de escaleras, al llegar al rellano el nivel de mansedumbre del equipo es alto. No quedan energías pa cocinarse ná,  nos planteamos engullirnos el pienso de Taila. Nos ha enseñao los colmillos, así que nos cortamos de pillarle ná.

Hago escapada al super en plan plato preparao y nos fotemos unas faves a la catalana y uns canalons. Todo esto acompañao de carquinyolis y vi ranci y, de fondo, banda sonora sardanil. Fem país, collons.
A las acaballas de la comida, a Potter le ha crecido una barretina en la calva y a mí se me ha desarrollao una redecilla a modo de recogida de moño del todo absurda e inoperante, ya que el Toppo se gasta pelo corto a lo garçon. La redecilla se me resbala constantemente así que se la intento emplantufar a Taila, que me vuelve a enseñar los colmillos.

Recogemos bártulos y asoma conato de siesta sofil. No se pega ojo porque nos damos cuenta que vamos tarde pa organizar cena con amiguetes.
Chicarrón del Norte que es un poseso perrunil está haciendo campaña para convencer al Sarcastrómetro de las bonanzas de tener un can, así que se quiere venir de expedición a casa par jugar con Taila y así ir derribando barreras prejuiciosas del Sarcastrómetro.

La cuestión es que nos hemos liao y tenemos que hacer la compra, cocinitas, adecentarse y sacar a Taila a dar el rulito de turno nocturno. Se nos acumula la faena de nuevo, no sé qué cojones hacemos con el tiempo.

Cuando llegan los invitados, que para más inri con el tema de la emoción perrunil, se nos han presentao media hora antes, todavía andamos con el delantal y los rulos puestos. Un contento de la huerta, vamos.
En vez de liarnos lo justo: tira con pa amb tomàquet i torti de patatas, a Potter le ha cogido el puntazo de fogonazo exótico y nos hemos liao a hacer sopa de miso y un wok que lleva tantos ingredientes que parece un cocido madrileño, la leche.
Nos han acompañao también Campanilla y Peter Punk que han ayudado a incrementar la bodega.
Les hacemos esperar más de una hora pero como tenemos reservas vitivinícolas a mogollón, está tó el mundo encantao y contento a rabiar.
No es por alardear pero la sopa de miso, de la que me he encargao yo en un 90% de la receta, ha quedao de colores. Ahora bien, si comparamos el wok del Potter con pollo, coco y todas las especias del mundo mundial, todavía ha quedao mejor.
Nos hemos puesto hasta la bandera de todo lo sólido y lo líquido.

El Sarcastrómetro se ha traido puesto un microvirus intestinal que se ha empeñao en engordar en casa, tal es así, que cuando hemos terminado de cenar hace doscientas visitas seguidas al excusado, agarra al Chicarrón del Norte por el cuello y se van por patas pa casa.
Hago de observatorio para ver si el resto se pone azul y hay que preocuparse seriamente por emponzoñamiento en masa. Como veo que siguen dándole al vino, me relajo. Empiezo a estar achispao e intuyo que Potter también, porque ya está proponiendo ir a hacer la penúltima al Adonis, un bar así como muy mariconcete que nos han plantificao al lao de casa en donde nos hacen unos juanantonios bastante correctos.
Me cambio indumentaria pinche-culinaria por salida nocturna de rompe-rasga en cinco minutos. Soy lo puto rayo.
Aquaplast para el jeto -todavía no me acostumbro a la nueva ilumiñación- maqueo y pinturicas porque yo lo valgo.
Nos vamos, Taila nos aplaude porque está hasta las pelotas de griterío, musiqueli y fumeteo. Me pide golosina de turno y se larga a soballa más contenta que unas pascuas.
El Adonis está hoy bastante tranquilico, hacemos rondica de juanantonios y nos vuelve a pasar el ya clásico huir del tiempo. Nos echan literalmente a las 2.30 con una cochina puntualidez. Nos han dejao huérfanos de bares.
Invade ataque de palo contumaz y ante la duda, decidimos que una retirada a tiempo es una victoria.
Yo voy de gallito y hago asomo de continuar, pero en realidez lo agradezco porque las piernas después de ataque montañil y cocinil me están haciendo higo.
Así que enfundaos en traje de temerario nos vamos a soballa.

Toppomultifunción no llego a todo, oyes